Tribuna:COPA DEL AMÉRICA
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Desinformados o muy listos

O muy listos o muy inconscientes. Ésta es la conclusión después de disputarse sólo 15 de las 80 regatas programadas (ayer se volvieron a suspender todas) en la Copa Louis Vuitton. Según la organización, es un fenómeno inusitado en Valencia. Según otros, ya se sabía. Basta con irse a Internet para encontrar páginas de vientos en las que se muestra que abril es el tercer mes peor en Valencia. Abril es un mes de transición, cuando ya se han ido las borrascas de invierno y aún no han llegado las brisas del verano. Esto lo sabe cualquier navegante. ¿No lo sabía ACM, la organización de la Copa del América?

A diferencia de la mayoría de las competiciones de otros deportes, la organización de la Copa del América no es neutral: es una parte del equipo que defiende el trofeo; en estos momentos, el Alinghi, suizo. Históricamente, trata de poner obstáculos al desafiante para que no llegue en su mejor forma al enfrentamiento con el poseedor de la Copa.

Más información
Cara y cruz del Desafío Español

En el caso que nos ocupa, unas regatas tan pobres, con tan poco viento, impiden que el desafiante llegue a julio en condiciones óptimas porque entonces sí que habrá viento en torno a los 13 nudos y nadie ha diseñado barcos para 6 nudos, que es a lo que se está navegando ahora.

La reforma del calendario, que ha apretado fechas y reducido descansos, sólo ha empeorado la situación para los barcos desafiantes, ya que entre la primera vuelta (round robin 1) y la segunda (round robin 2) ya no quedan días de descanso, que son los que se aprovechan para optimizar los barcos ante la siguiente ronda de las semifinales, con lo cual el Alinghi se encontrará a un desafiante mal preparado.

ACM ha puesto estas fechas bien porque no ha consultado a los demás equipos y a expertos navegantes o bien porque ha preferido unas eliminatorias muy débiles para favorecer al campeón. Es como organizar un Mundial de fútbol en China durante los monzones: o son unos irresponsables o los chinos llevan cuatro años preparándose en barro.

Quizás la organización se ha servido de estudios estadísticos universitarios o el histórico del aeropuerto, pero no vale. Hoy [ayer] en el aeropuerto había 12 nudos y en el mar no. No tienen nada que ver los datos estadísticos con la experiencia de los regatistas. Y ésa la había a mano: hay buenos regatistas locales, nacionales y extranjeros que podían consultar. También han desestimado que se regateara a las ocho de la mañana, cuando soplan brisas consistentes. La consecuencia es que 11 equipos se están jugando muchos millones de euros en condiciones lamentables.

Que la organización favorezca a su patrón, el Alinghi, tampoco es una novedad en la larga historia de la Copa del América, en la que lo que importa no es cómo se gana, sino quién gana. Y aquí todo vale.

Guillermo Altadill es uno de los regatistas del Team Germany.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS