Elecciones presidenciales en Francia

Los suburbios temen la victoria del aspirante conservador

Residentes de Clichy-sous-Bois, la localidad cercana a la capital donde empezaron los disturbios de las banlieues en el otoño de 2005, temen que la victoria de Nicolas Sarkozy desencadene una nueva ola de violencia en la zona. Los votantes del suburbio salieron en masa el domingo a votar para dar su apoyo a la candidata socialista, Ségolène Royal.

Más del 40% de los votantes de Clichy-sous-Bois, un suburbio pobre con mayoría de población inmigrante, dieron su respaldo a Royal, el nivel más alto que obtuvo la aspirante socialista en el área de París.

El ex ministro del Interior que ha demostrado su dureza en temas de inmigración y seguridad, junto con la actitud que tuvo durante la ola de violencia de otoño de 2005 -llamó "escoria" a los jóvenes que protagonizaron la revuelta-, ha enfurecido a muchos residentes de los barrios más pobres.

Más información
Empieza la batalla por el centro

"Hay un riesgo de que la situación vuelva a calentarse si gana", explicaba ayer Elizabeth Geoffroy, una madre de 35 años que paseaba con sus tres hijos por la localidad. "Ese sentimiento está en el aire", añadía Geoffroy.

La mañana era ayer, un día después de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, soleada y tranquila en Clichy-sous-Bois. Pero la semana pasada tres equipos de televisión fueron atacados.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La población teme que las escenas de 2005 se repitan. Desde entonces han surgido algunas organizaciones que animan a los jóvenes a mostrar sus quejas en las urnas y no a través de la violencia. Samir Mihi, que trabaja para la Asociación para la Libertad, Igualdad, Fraternidad y Unidad ayudando a los jóvenes locales, considera muy positivo que Jean-Marie Le Pen haya perdido votos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS