Barcelona pone en marcha un plan de espacios para la creación

El cineasta Bigas Luna ha sido el primer creador en acudir a la llamada del galerista Pere Soldevila, impulsor de Barcelona Work Box (W_Box), un nuevo centro de producción, exposición, investigación y difusión de arte y pensamiento. El Work Box -que se situará sobre un solar municipal de unos 3.000 metros cuadrados cedido durante cinco años- se compone de 25 contenedores de barco de unos 15 metros cuadrados que se alquilarán a creadores de diversas disciplinas por 300 euros al mes.

Éste es uno de los proyectos, el único de iniciativa privada, que integran el nuevo plan de espacios para la creación que impulsa el Ayuntamiento de Barcelona y que tiene el objetivo de recuperar viejas fábricas, almacenes o espacios en desuso para cederlos, con condiciones, a colectivos o asociaciones de creadores. De momento, se han seleccionado ocho espacios, incluido el Work Box, desde una parte del muelle seco de espacio del Fórum -que previsiblemente serviría por su amplitud y altura para la asociación de artistas de circo- hasta unas naves en el complejo fabril de Can Ricart que permitirían ampliar las instalaciones del centro de producción Hangar.

En el caso del Work Box, el más definido, estaría formado por tres edificios dedicados respectivamente a la creación, producción y difusión. El dedicado a la creación, explica Fondevila, "es en sí mismo un proyecto artístico de Tim Otto Roth. Está dotado de una fachada que cambia de color gracias a unos tubos de luz incrustados en la propia estructura arquitectónica, según la hora del día o la intervención externa". A la espera de su inauguración, el centro ha puesto en marcha Virtual Box (www.barcelonaworkbox.com).

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS