La empresa MSP culpa a Castilla y León de los 180 despidos por el cierre de la mina

La empresa Minero Siderúrgica de Ponferrada (MSP), la mayor minera privada de España, anunció ayer un expediente de regulación de empleo de 180 trabajadores por el cierre judicial de la mina del Feixolín debido a su impacto ambiental. La empresa culpó a la Junta de Castilla y León de los despidos y anunció que "la continuidad de la compañía está en cuestión".

MSP anunció ayer un expediente de regulación de empleo "de manera preventiva" de las 70 personas que trabajan en la restauración y de 110 mineros subterráneos. "Esta medida de defensa de la empresa, con ser radical, no sería suficiente si se interrumpen los trabajos de cierre o no se gestiona la autorización de la corta Ampliación del Feixolín: la propia continuidad de la compañía está en cuestión", amenazó la empresa, que añadió que "respeta las decisiones judiciales".

La mina abrió en 1995 y en 2005 fue declarada ilegal por carecer de licencia ambiental. Hasta ahora funcionaba oficialmente sólo para las tareas de cierre, pero el juez ha decidido no dar ni un día más. La minera afirmó que desde hace 10 meses restaura la mina y que "ha completado estos trabajos en más de un 60%".

La empresa afirma que "la Junta de Castilla y León no ha sabido informar al juez" de que estos trabajos son necesarios y que la explotación no puede cesar de golpe. La empresa mantiene que "la Junta de Castilla y León tiene la responsabilidad ineludible de tomar las medidas necesarias para garantizar la continuidad de la actividad minera de la comarca". Y asegura que la administración autonómica "ignorando este deber ha retrasado intencionadamente la autorización administrativa de la corta Ampliación del Feixolín, que se inició hace cuatro años".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS