El sector del metal pacta un convenio para cinco años

La patronal provincial del metal de Valencia (Femeval) y las federaciones sindicales del sector de CC OO y UGT han alcanzado un principio de acuerdo para firmar un convenio que estará en vigor durante los próximos cinco años. El preacuerdo se anunció a última hora de la tarde del lunes y vino precedido de notables tensiones, entre ellas una convocatoria de ocho días alternos de huelga a partir del próximo jueves.

El preacuerdo establece una subida salarial de tres puntos y medio por encima del IPC a distribuir en cinco años, es decir, una media de aumento anual del IPC mejorado en siete décimas. El último convenio del sector, firmado para cuatro años, establecía una mejora del IPC más un punto porcentual por año. Un portavoz de la patronal apunta que la situación económica se presentaba más halagüeña entonces.

El convenio vincula a unas 15.000 empresas y a unos 50.000 trabajadores directos que, según fuentes sindicales, llegan a 100.000 si se contabilizan las empresas auxiliares del sector.

Ford España tiene un convenio propio al margen del acuerdo sectorial alcanzado por Femeval, CC OO y UGT, pero la amenaza de huelga afectaba directamente a la cadena de producción de la factoría automovilística puesto que la inmensa mayoría de los proveedores de Ford se rigen por el convenio sectorial del metal.

La exigencia por parte de los sindicatos de algún tipo de compensación para los trabajadores que modifican sus turnos de semana en semana para atender las necesidades de producción de sus empresas, el denominado plus de turnicidad, fue uno de los puntos que derivó en el bloqueo del convenio.

El preacuerdo alcanzado prevé una compensación de un 0,75% del salario base diario por cada jornada en la que los trabajadores se vean obligados a alterar su turno habitual de trabajo. La fórmula establecida para absorber el nuevo coste se prolonga durante varios años.

La patronal, por su parte, exigía suprimir los denominados pluses de toxicidad y penosidad en los contratos de nuevos trabajadores. Los empresarios esgrimen las inversiones que han acometido para mejorar las condiciones de trabajo como argumento para suprimir esos pluses, que ya tienen carácter de derecho adquirido para los trabajadores con cierta antigüedad.

Conrado Hernández, de UGT, agradeció la movilización de los trabajadores para debilitar las "reivindicacione agresivas" de la patronal.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción