Ocho mineros de La Camocha cumplen una semana de encierro

Los huelguistas reclaman atrasos salariales a 552 metros de profundidad

Ocho mineros de la compañía carbonera Mina La Camocha, de Gijón, cumplen hoy una semana de encierro en el interior de la explotación, a 552 metros de profundidad. Los ocho encerrados, todos ellos miembros del comité sindical, reclaman a la empresa el pago de atrasos salariales y exigen al Ministerio de Industria que clarifique las condiciones de recolocación para la plantilla una vez que la empresa gijonesa cese en su actividad el próximo 31 de diciembre, según lo previsto en el plan de reducción de actividad del sector.

La totalidad de la plantilla, 160 mineros, permanece en huelga por las mismas reivindicaciones y en apoyo a los encerrados. Los trabajadores han anunciado la radicalización de la protesta a partir de mañana. Los ocho mineros encerrados, todos ellos miembros del comité sindical (cuatro representantes del SOMA, dos de CC OO, uno de la Corriente Sindical de Izquierda y un independiente) permanecen desde el lunes día 17 en la octava planta de la explotación hullera, a más de medio kilómetro de profundidad. Las labores de extracción están suspendidas, la plantilla permanece en huelga y sólo se mantienen las actividades de bombeo de agua para evitar la inundación del pozo y el suministro de provisiones y material de abrigo a los encerrados.

Mina La Camocha fue fundada en los años treinta y en la actualidad, tras sucesivos cambios de propiedad, pertenece el grupo empresarial García Brugos. La Camocha es una explotación histórica para el movimiento obrero español porque en esta mina surgió en 1957 una de las primeras comisiones de trabajadores que, con fuerte vinculación al Partido Comunista, dieron lugar al nacimiento de Comisiones Obreras. La empresa adeuda a los trabajadores el salario de agosto, una quincena de enero y las pagas extraordinarias de mayo y julio y atribuye los impagos a la demora en el cobro de las subvenciones.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS