Torrevieja cierra el punto informativo de la desaladora

Siguen las trabas del PP valenciano a la desaladora que construye el Gobierno en Torrevieja. El alcalde de la localidad, Pedro Ángel Hernández, firmó ayer un decreto de cierre del local donde el Ministerio de Medio Ambiente informa a la población sobre la desaladora, según explicó el concejal de Aperturas y Policía Local, Tomás Arenas. La alcaldía argumenta que la oficina carece "de licencia de apertura". La oficina, que fue inaugurada el pasado 19 de diciembre por la subdelegada del Gobierno de la provincia de Alicante, Encarna Llinares y por el director General de Acuamed, Adrián Baltanás, quedará cerrada en los próximos días.

Por otro lado, ayer el presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), Juan José Moragues, matizó las conclusiones del Comité de Expertos sobre la Sequía del Ministerio de Medio Ambiente, en las que que consideran la desalinización "todavía muy cara" para ser "la fuente principal de agua dulce". Moragues aseguró estar "totalmente de acuerdo" y añadió que la desalinización "no es la principal fuente de agua dulce" prevista en el Programa AGUA.

Más información
Torrevieja no ejecuta los derribos en el 90% de los casos de infracción urbanística

El presidente de la CHJ aseguró también que el Gobierno realizará la conexión entre el embalse de Villena, que recibirá el agua procedente del río Júcar, y las obras del postrasvase Júcar-Vinalopó si la Generalitat no las ejecuta. También quiso dejar claro que el agua del bajo Júcar es "perfectamente apta, admisible y buena para el regadío". Esta afirmación hace referencia a la campaña contra la toma desde Azud de la Marquesa iniciada por la Junta de Usuarios del Vinalopó, que esgrime informes que indican que el agua contiene sustancias peligrosas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS