Socialistas y PNV se reparten la cúpula a la espera de iniciar la fusión

El reparto de poder en la Vital se visualizará el próximo día 31, cuando Gregorio Rojo asuma previsiblemente de nuevo la presidencia de la caja alavesa y nombre a su nueva ejecutiva, en la que en lugar de sentarse dos vicepresidentes habrá tres. Ese es uno de los puntos principales del acuerdo presentado ayer por socialistas y PNV. De las tres vicepresidencias, dos serán para los nacionalistas y la tercera, para el PSE. En los demás órganos de gestión y de control, la presencia de ambas formaciones "será próxima a la representación proporcional en la asamblea", según el acuerdo firmado.

El proyecto de fusión de las tres entidades de ahorro vascas, subyacente en todo este debate, resulta, en cambio, el gran ausente. Ambos partidos coinciden en que los alaveses todavía no están preparados para apretar el acelerador de la integración. Por ello, los dos partidos y las tres entidades (BBK, Kutxa y Vital) se van a volcar en los próximo meses en una campaña de difusión para explicar a los ciudadanos el fundamento de una integración que va a mejorar "las condiciones de las tres cajas", citan fuentes de la Vital.

Estabilidad

El comunicado pactado por los dos partidos subraya que el acuerdo dota de estabilidad en la gestión "a todos los órganos" de la entidad. También especifica como uno de sus objetivos el de trasladar al conjunto de la sociedad alavesa su "compromiso por sostener y mejorar toda potencialidad de Caja Vital en defensa de la economía y de la obra social", y "buscando mayor competitividad y más y mejores productos".

El secretario general de los socialistas alaveses, Txarli Prieto, quien ha participado en la primera línea de la negociación con los peneuvistas, recalcó respecto de la fusión de las cajas, que, pese al pacto, todavía no existen las condiciones y la maduración política suficiente para abordar este asunto. "No está sobre la mesa", precisó.

Sin embargo, resaltó que gracias al trabajo desarrollado por PNV y PSE la entidad tendrá durante los próximos cuatro años un "rumbo claro, tranquilo y estable". La nueva alianza pone fin a ocho años en los que el PSE y el PP hicieron causa común para desalojar al nacionalismo de los órganos de la Vital.

El secretario general del PP alavés, Iñaki Oyarzabal, acusó a los socialistas de querer maquillar y aparcar la fusión hasta después de las elecciones vascas y luego "cerrarán la Caja Vital y la fusionarán con la vizcaína".

Sobre la firma

Pedro Gorospe

Corresponsal en el País Vasco cubre la actualidad política, social y económica. Licenciado en Ciencias de la Información por la UPV-EHU, perteneció a las redacciones de la nueva Gaceta del Norte, Deia, Gaur Express y como productor la televisión pública vasca EITB antes de llegar a EL PAÍS. Es autor del libro El inconformismo de Koldo Saratxaga.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS