Reportaje:

Certezas como fantasmas

Magda Puyo dirige 'Espectres', una versión de la obra de Ibsen con Emma Vilarasau como protagonista

Las verdades impuestas. Las certezas transmitidas como algo incuestionable generación tras generación. La credulidad absoluta. De la mano de Ibsen, la directora escénica Magda Puyo aborda todos estos elementos como fantasmas del individuo en su versión de Espectres, la obra del dramaturgo noruego que se estrenará en el teatro Romea de Barcelona el próximo sábado. Emma Vilarasau y Jordi Boixaderas encabezan el reparto de esta pieza con dramaturgia firmada por Puyo y Carles Mallol, que es también el ayudante de dirección del montaje. Un laberinto de espejos donde los personajes pueden ver proyectado lo que son y aquello que traicionaron conforma la escenografía de un espectáculo donde, a decir de Puyo, intelecto y emoción son interpelados en la misma medida.

"Espectres corresponde a la llamada época realista de Ibsen", recuerda Puyo. Una de las claves de ese periodo es la diferenciación que el autor establece entre el ciudadano, "un ser domesticado, integrado en las instituciones, que se identifica con la mayoría", y el individuo. El dramaturgo pone todas sus esperanzas en su condición de "ser revolucionario", capaz de cuestionar "los imperativos políticos, sociales y morales, que basa su vida en la búsqueda de la verdad personal".

En estos dos extremos se sitúan la viuda Elena Alving (Vilarasau) y el pastor protestante Manders (Boixaderas). El deseo de conocimiento y la reflexión de ella chocan contra las convenciones sociales que el reverendo asume como inquebrantables. Durante toda su vida, la viuda ha vivido sometida a una moral hipócrita y caduca. Al final del camino, su deseo de recuperar a su hijo le enfrentará con el pasado.

La eutanasia, la relación entre padres e hijos, y la homosexualidad son algunos de los temas que aparecen en la obra, donde Ibsen trata como fantasmas "todas las ideologías y creencias que nos llevan a la represión de la alegría de vivir y nos impiden conocer nuestra libertad individual". En la versión, Puyo y Mallol se han esforzado por "contemporaneizar" el texto para subrayar la vigencia de una obra escrita en 1881. Como señala la directora, muchas de las cosas que entonces estaban por resolver siguen pendientes. Espectres, cuyo reparto se completa con Ramon Pujol, Mingo Ràfols y Queralt Casasayas, podrá verse en el Romea hasta el 22 de junio.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS