Reportaje:

El reto de crear empresarias

Jaén, con la mayor tasa de paro, promueve cooperativas oleícolas

Isabel Corral, Aquilina Pastor y Antonia Ahugiges, todas vecinas de Carboneros (Jaén), tienen un sentimiento contrapuesto: por un lado, están ilusionadas por la posibilidad de lograr su primer empleo, ahora que están rondando los 50 años, pero, por otra parte, temen que todo quede en agua de borrajas. Con otras 13 mujeres de su pueblo han estado los últimos cuatro meses formándose para aprender a producir jabones, geles y otros productos cosméticos con aceite de oliva, pero ahora, terminada esa fase, tienen por delante la tarea más complicada: crear una cooperativa para comercializar los productos.

"Esta es una oportunidad que no podemos dejar escapar porque las mujeres no tenemos ninguna otra posibilidad laboral, ya ni siquiera nos quieren en el campo porque cada vez está más mecanizado", comenta Aquilina, de 55 años.

El plan busca nuevos yacimientos de empleo vinculados al olivo

La experiencia de estas mujeres de Carboneros es una de las que se presentó ayer en las jornadas Jaén Diversifica. Nuevas oportunidades en el sector del olivar, un programa de formación y empleo financiado por el Plan Activa que puso en marcha el Gobierno de la nación para corregir los desequilibrios de esta provincia. El programa, dotado con 22 millones de euros en su primera fase, busca promover nuevos yacimientos de empleo vinculados a la actividad oleícola. Y no es casual que se haya puesto en marcha en Jaén, la provincia española con mayor tasa de desempleo femenino. De hecho, el paro femenino (unas 20.000 mujeres) casi duplica al masculino, un lastre que pesa demasiado en una provincia cuya economía está condicionada por el monocultivo del olivar.

Otras 15 mujeres de Beas de Segura se han formado para crear una cooperativa para producir piensos con las hojas del olivo. "Nos sentimos un poco defraudadas, porque hemos estado cinco meses haciendo un curso pero no tenemos formación práctica y tampoco lo más importante, la maquinaria para comercializar nuestro producto", dice, sin ocultar su decepción, Antonia Ramos, de 50 años. Ni siquiera los 500 euros mensuales que ha recibido en su etapa formativa la hacen ser optimista. Y es que, de las casi 700 mujeres enroladas en este programa, de momento sólo 140 tienen ya un plan de negocio y apenas 40 han concretado ya los pasos para crear una cooperativa.

Con la colaboración de 40 almazaras (unos órganos altamente masculinizados), en el programa Jaén Diversifica se ha incidido en la formación de sectores tan diversos como aceites aromáticos y cosméticos, gasificación, mantenimiento de maquinaria agrícola, compostaje, cultivos bajo abrigo, parquet de olivo, piensos, etcétera. "Creemos que puede ser una puerta abierta para crear una red de artesanas y de cooperativas para no depender solamente del olivar", señaló la delegada del Gobierno andaluz en Jaén, Teresa Vega, que admite que la segunda pata del programa debe ser crear los canales de comercialización necesarios.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción