La contratación indefinida cae un 11,7% en el primer trimestre del año

Uno de cada cuatro trabajadores de la Administración es temporal

El empleo indefinido comienza a sufrir con fuerza los efectos de la desaceleración económica. En el primer trimestre del año, los servicios de empleo registraron poco más de medio millón de contratos fijos, un 11,7% menos que en el mismo periodo de 2007. Son datos del Ministerio de Trabajo recogidos en un informe de UGT sobre contratación temporal e indefinida. Tras el máximo de 2007, las cifras apuntan a que este año se cerrará con una caída anual en los contratos fijos suscritos.

El descenso de los indefinidos casi duplica el de los temporales entre enero y marzo de 2008. El fin de las bonificaciones a la conversión de empleos eventuales en fijos, vigentes hasta diciembre de 2006, hizo descender esta modalidad en 2007, aunque la contratación indefinida aún logró subir. Pero este año, la desaceleración ha incidido en la confianza empresarial a la hora de contar trabajadores fijos.

El informe de UGT abunda en las características del llamado mercado laboral dual: un 30% de los trabajadores está sujeto a un contrato temporal, con condiciones más precarias, y el resto dispone de estabilidad. Éstas son las conclusiones.

- Temporalidad en el sector público. El porcentaje de empleo eventual desciende a buen ritmo en el sector privado y muy lentamente en el público. Eso implica que la brecha entre ambos segmentos se estrecha. Los 19 puntos de diferencia que había en 1998 se reducen ahora a 5,5. Un 31,1% de los asalariados en la empresa privada es temporal, porcentaje seguido de cerca por el 25,6% de la Administración. Los contratos con fecha de caducidad se concentran en los ayuntamientos y las comunidades autónomas.

- Jóvenes. Más de la mitad de los trabajadores temporales tienen entre 25 y 39 años. El colectivo más vulnerable es menor de 20 años; casi el 77% dispone de un contrato temporal.

- Hombres y mujeres. Aunque en términos absolutos hay más hombres empleados de forma temporal, la tasa de temporalidad es mayor entre las mujeres (32% frente al 28,7%). Las diferencias entre ambos sexos son ahora mayores que en 2007.

- Zona sur. El mapa de la temporalidad es muy heterogéneo. Encabezan la lista Andalucía, con un 42,9% de sus asalariados; Murcia (37,6%) y Extremadura (37,5%). En el otro extremo figuran Cataluña (22,1%), La Rioja (22,7%) y Madrid (23,8%). En cuanto al empleo público y el privado sorprenden País Vasco y Navarra, con tasas de temporalidad notablemente superiores entre los asalariados públicos respecto a los privados.

- El campo y el ladrillo. La mayoría de los temporales se localiza en estos dos ámbitos. En la agricultura es del 61,3%, y en la construcción, del 51,3%. Las actividades más estables son los servicios financieros y la minería.

- Menos de seis meses. Casi un tercio de los temporales ha firmado un contrato con su empresa inferior a seis meses. Más éxito que esta modalidad cosecha la de obra o servicio, que tiene la ventaja para el empresario de no tener que fijar el periodo para el que requiere al empleado.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Lucía Abellán

La redactora jefa de Internacional de EL PAÍS ha desarrollado casi toda su carrera profesional en este diario. Comenzó en 1999 en la sección de Economía, donde se especializó en mercado laboral y fiscalidad. Entre 2012 y 2018 fue corresponsal en Bruselas y posteriormente corresponsal diplomática adscrita a la sección de España.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS