Entre tres y cinco kilos de amonal en Zarautz

ETA empleó entre tres y cinco kilos de amonal en el atentado que perpetró en la madruagada de anteayer contra la sede de la constructora Amenabar, en Zarautz. La bomba fue introducida dentro de una mochila, que contenía también un temporizador preparado para estallar a una determinada hora, según confirmó ayer el Departamento de Interior.

La explosión ocurrió a las 2.30 del domingo -una hora después de que un comunicante con voz distorsionada avisase de su colocación a la DYA en una llamada efectuada desde Zarautz- y produjo lesiones leves a dos ertzainas y un vecino, además de causar destrozos en la fachada del edificio. Unas 15 personas ya han presentado denuncias ante la comisaría por los daños producidos por la bomba. ETA ya había empleado amonal para atacar el pasado 12 de mayo en Hernani dos excavadoras de Amenabar. Se han registrado casi 40 sabotajes contra intereses de compañías que ejecutan tramos la línea ferroviaria de alta velocidad.

Unas 200 personas se concentraron anoche en silencio frente al Ayuntamiento de la localidad costera en protesta por este último atentado terrorista. Es la primera movilización ciudadana tras los ataques perpetrados contra la Y. Asistieron el alcalde, Jon Urien, de EA, y representantes municipales de los partidos democráticos, así como el delegado del Gobierno, Miguel Cabieces; el diputado general, Markel Olano; la presidenta de las Juntas, Rafaela Romero, y el presidente de la patronal guipuzcoana Adegi, Eduardo Zubiaurre, junto a un directivo de Amenabar.

Sobre la firma

Mikel Ormazabal

Corresponsal de EL PAÍS en el País Vasco, tarea que viene desempeñando durante los últimos 25 años. Se ocupa de la información sobre la actualidad política, económica y cultural vasca. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Navarra en 1988. Comenzó su carrera profesional en Radiocadena Española y el diario Deia. Vive en San Sebastián.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS