Dos capos protegidos

El ex espía Alexander Litvinenko ofreció a los investigadores españoles suficientes datos sobre Tariel Oniani y Zakhar Kalashov, dos de los ciudadanos rusos más buscados por la policía en España. Litvinenko disponía de buena información sobre cómo ambos habían gozado de protección oficial por parte de autoridades rusas durante los primeros años noventa.

Litvinenko parecía conocer muy bien a Oniani, a quien le tocó investigar en varios casos de importantes secuestros, entre ellos el del presidente de un banco ruso. Oniani tuvo el teléfono intervenido por el departamento de Litvinenko y quedó demostrada su participación en varios secuestros de la época. Sin embargo, en un determinado momento una llamada desde arriba dio la orden de que no se le tocara. Sin embargo, la posición de Oniani comenzó a ser un tanto delicada porque entró en conflicto con otras bandas y perdió algunos apoyos. Es en ese momento cuando Oniani busca refugio fuera de Rusia y comienza a pasar temporadas en España.

Caso parecido es el de Zakhar Kalashov, quien actuó para el servicio secreto del Ejército ruso en la intermediación del secuestro de unos soldados por parte de terroristas chechenos. Durante las investigaciones que realizaron en el año 1994 tuvieron constancia de que Kalashov actuó como sicario de algunos importantes personajes para eliminar a sus rivales.

Oniani era ya un hombre importante dentro de las bandas criminales rusas en el año 1994. Fue también uno de los primeros en asentarse en España como lugar de refugio. La policía española no pudo detenerle en 2005 a causa de un chivatazo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS