37º Congreso del PSOE

Zapatero allana el camino de Montilla en el congreso del PSC

Los socialistas catalanes consideran que el PSOE ha abrazado sus tesis

La dirección de los socialistas catalanes supo hace ya tres semanas que los vientos les soplarían a favor en el congreso del PSOE cerrado ayer. Fue entonces cuando Dani Fernández, el portavoz de la delegación del PSC, recibió la llamada del socialista vasco Ramón Jáuregui, quien le informó de que el PSOE se disponía a coger como bandera la defensa del catalán frente a la última ofensiva del PP y de los medios de la derecha.

Eso, junto a los nuevos guiños hacia la España plural hechos por José Luis Rodríguez Zapatero, ha convertido este congreso en uno de los más plácidos para el PSC. El aparato del partido confía en que la situación se repita en el congreso del PSC que se celebra el 19 y el 20 de julio en Barcelona. Su objetivo es que el cónclave refuerce la imagen presidencial de José Montilla frente a sus socios del tripartito y de Convergència i Unió.

Aire a la dirección del PSC

Los movimientos estratégicos del PSOE han dado aire a la dirección del PSC para despejar los pocos nubarrones que había en el horizonte del próximo congreso. La apuesta del PSOE por defender activamente la política lingüística de la Generalitat y sus tímidos pasos en favor de la España federal refuerzan a los actuales dirigentes del PSC frente a los sectores del partido que reclaman tener voz propia en Madrid y cuestionan el actual marco de relaciones con el PSOE en el Congreso.

Un eufórico Miquel Iceta, recién incorporado a la ejecutiva del PSOE, aseguraba ayer que éste ha asumido buena parte de las tesis del PSC y se ha hecho "más fuerte y más valiente". Los socialistas catalanes ya sueñan con remachar el clavo logrando un buen sistema de financiación para la Generalitat en las próximas semanas, algo que se antoja aún más complicado.

Ante el congreso del PSC, Montilla debe dirimir cuestiones como si mantiene o no la figura del presidente del partido, vacante desde la marcha de Pasqual Maragall. Algunos dirigentes apuestan por mantenerla si acepta el cargo la actual vicepresidenta, Manuela de Madre. Otros optan, directamente, por la supresión del cargo. La ejecutiva también deberá reflejar el creciente poder municipal del PSC más allá del área metropolitana de Barcelona.

Sobre la firma

Miquel Noguer

Es director de la edición Cataluña de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha trabajado en la redacción de Barcelona en Sociedad y Política, posición desde la que ha cubierto buena parte de los acontecimientos del proceso soberanista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS