Un directivo de Amenabar niega el pago a la banda

Un directivo de la constructora Amenabar negó ayer ante la Guardia Civil haber tenido contacto alguno con ETA ni haber pagado 200.000 euros de una exigencia inicial de 600.000. Lo hizo en el cuartel de Intxaurrondo, adonde acudió en calidad de imputado, después de que agentes del instituto armado hubieran registrado la víspera, las oficinas de la empresa en Zarautz y acudido al domicilio del propietario en San Sebastián.

La versión ofrecida es contradictoria con la documentación que obra en poder de la Guardia Civil y que investiga el juez Garzón sobre la base de los papeles incautados en Burdeos al etarra Francisco Javier López Peña, Zulos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS