El debate de las cuentas

Griñán se resiste a cambiar la previsión de crecimiento

El vicepresidente se aferra a que en 2009 se puede alterar la tendencia. Arenas critica los datos "increíbles"

Desde los bancos de la derecha y de la izquierda sonó un mensaje único: señor Griñán, cambie la previsión del crecimiento económico para 2009; señor Griñán, reconozca que vamos a peor; señor Griñán, no se aferre a sus estimaciones. Pero el vicepresidente económico y consejero de Economía y Hacienda, José Antonio Griñán, no quiso corregir a la baja sus estimaciones de un 1% para el próximo ejercicio e hizo oídos sordos al anuncio del Gobierno central, que ayer advirtió que rebajará las suyas y que estamos a las puertas de una recesión.

Griñán evitó enterrar sus cálculos el mismo día en que defendía el proyecto de ley de Presupuestos de la Junta de Andalucía desde la tribuna del Parlamento, frente a las dos enmiendas a la totalidad de PP e IU, aunque dio a entender, de manera contradictoria, que la barrera de un punto de crecimiento podría caer. "Al día de hoy no es descartable que la economía española entre en recesión a finales de año", reconoció, pero a renglón seguido mostró su esperanza de que "a partir del segundo semestre de 2009" se pueda "invertir" la tendencia. Griñán dio razón en parte a la oposición en que las estimaciones puedan verse como "excesivamente optimistas" o una "posible barbaridad", para añadir a continuación que el objetivo es posible.

La oposición acusa al Gobierno de ignorar la crisis económica
PP e IU aseguran que las previsiones de desempleo se dispararán

Este sí, pero a lo mejor no porque tal vez pueda que se produzca un alineamiento de factores económicos positivos mundiales (evolución positiva de la inflación, de los tipos de interés y de cambio, se esfuman los problemas de liquidez, etcétera, etcétera) sacó de sus casillas a los portavoces del Partido Popular e Izquierda Unida. Sobre todo porque no hay previsión económica de cualquier organismo que se haya mantenido firme y porque "nadie se atreve en decir en qué momento nos encontramos y si lo peor de la crisis financiera ha pasado", como reconoció el vicepresidente.

El presidente del PP, Javier Arenas, que reprochó al jefe del Gobierno, Manuel Chaves, que no subiera a defender el presupuesto y "diera la cara", instó al Ejecutivo a no enrocarse en sus datos: "Han bajado las previsiones seis veces y lejos de aprender, ustedes hacen lo mismo, se empecinan en mantener el 1%, y cuando un Gobierno plantea previsiones increíbles genera desconfianza y desencanto". Tampoco dio crédito alguno a la previsión del Ejecutivo socialista de que sólo se perderán 54.000 empleos en el próximo año. "¿Cómo lo vamos a creer si este año se van a destruir 100.000?", argumentó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Arenas aseguró que las inversiones no crecen, que aumenta el gasto corriente, que no hay austeridad y que las políticas sociales se resienten, grandes brochazos que intentó dibujar con líneas más finas cuando detalló las bajadas presupuestarias de hasta una veintena de programas.

La línea de defensa que utilizó Griñán para defender el proyecto de ley frente al PP fue el de la comparación con las comunidades gobernadas por este partido. Ninguna de ellas mantiene ni el nivel de inversión de Andalucía (crece el 11,9%), ni ha contenido la previsión de sus ingresos tributarios ni mantiene el mismo compromiso con los ayuntamientos. Pero Griñán enseñó los dientes a Arenas: "Usted no deja de sorprenderme, no por lo que dice, sino porque siempre dice falsedades sin sonrojarse". Según él, Arenas justificó el descenso de partidas en algunos planes porque hizo mal las comparaciones. También se mofó de las recetas del PP para atajar la crisis: no recurrir al déficit y bajar los impuestos. "La pequeñez de su política para nada vale en un proceso de crisis". Arenas calificó de "faltona" la intervención del consejero de Economía y le devolvió la crítica con una mirada al pasado de cuando Griñán fue ministro de Trabajo: "Me dejó quebrada la Seguridad Social".

También desde Izquierda Unida se oyeron con fuerza los reproches por no corregir a la baja las estimaciones de previsión. "Esas falsas esperanzas no son buenas ni convenientes, porque no se las cree nadie", dijo el portavoz de la federación, Pedro Vaquero, quien aconsejó al Gobierno a rectificar "más que manifestar las bondades de sus medidas". Para IU, el Ejecutivo está ignorando la crisis al "falsear" sus estimaciones, cuando lo más probable es que "venga una recesión y luego una depresión".

La mayoría socialista tumbó las dos enmiendas a la totalidad, por lo que a partir de ahora la cifra del presupuesto de 33.764 millones de euros no se puede modificar. El socialista Manuel Gracia destacó el papel relevante que los poderes públicos deben desempeñar en época de crisis.

Los datos

- El presupuesto asciende a 33.74 millones de euros, un 5,6% más que 2008.

- Las inversiones ascienden a 8.620 millones, un 11,9% más.

- El Gobierno ha recurrido al endeudamiento, 1.616 millones, un 1% del PIB.

- Cuatro de cada cinco euros de incremento se destinan a servicios sociales, sanidad y educación

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS