Reportaje:

La utopía de crecer sin contaminar

El arquitecto William McDonough, el 'gurú' mundial de la tendencia del diseño inteligente y sostenible, protagoniza el encuentro Barcelona Design Week

"Ecología y consumismo no tienen por qué estar reñidos. La clave está en cambiar el enfoque y sobre todo la forma en que construimos todo lo que nos rodea, desde una alfombra hasta un edificio". Lo afirma el arquitecto y teórico del desarrollo sostenible y del nuevo diseño ecológico William McDonough, el hombre que demostró que es posible crecer sin contaminar. McDonough ha vuelto a la capital catalana, donde estuvo construyendo el complejo Ecourban para el barrio tecnológico 22@, como ponente estrella de la tercera edición de Barcelona Design Week, un encuentro internacional organizado por BCD (Barcelona Centro de Diseño) en el que más de 40 expertos debaten sobre las tendencias del diseño y su papel en la economía global.

"Antes ecología era sinónimo de mayor coste y menor ganancia, pero ya no es así. No se trata sólo de que pronto las energías renovables costarán lo mismo que las otras, sino de encontrar una salida al problema energético y a la crisis creando riqueza", señala McDonough. Seis años después de publicar con el químico Michael Braungart Cradle to cradle (De la cuna a la cuna. Rediseñando la forma en que hacemos las cosas), un libro revolucionario que ofrece una nueva y más eficaz forma de poner en práctica los dictámenes ecológicos, ha puesto en marcha suficientes proyectos para comprobar que su tesis funciona.

"Hay que considerar los edificios como organismos vivos, eliminar el concepto de residuo y convertir los desechos en nutrientes. El cambio debe afectar a todos los niveles de la cadena, desde la elección de los materiales hasta la distribución del producto. Debemos crear objetos que puedan convertirse en nutrientes biológicos o técnicos. Es decir, en materia prima para la fabricación de nuevos productos. El sistema cradle to cradle permite celebrar el consumismo", asegura McDonough, quien ya en 1995 fundó con Braungart la MBDC, una empresa que aplica esta filosofía a un gran número de productos vinculados a la industria química, tradicionalmente muy contaminantes. "No se trata del reciclaje tal como lo conocemos ahora, sino de un sistema estructurado en un ciclo perpetuo que llega prácticamente a eliminar los vertederos", afirma el arquitecto, a punto de enfrascarse en dos nuevos proyectos de gran envergadura, ambos en California: el cuartel general de Google y un edificio para la NASA diseñado para producir energía "como si se tratara de una estación espacial, pero en la Tierra".

Barcelona Design Week se clausurará mañana con una sesión dedicada a la relación entre el diseño y sus usuarios, propuesta que contará como ponentes con Francesc Aragall, presidente de la Design for All Foundation, y el japonés Keiji Kawahara, quien se dedica desde hace 30 años al diseño para personas discapacitadas.

Edificios ecológicos

Ecourban, el proyecto de William McDonough en Barcelona, formado por dos edificios de oficinas, ya acabados, y un apartotel, en un estado de construcción muy avanzado, es uno de los trabajos seleccionados para la primera Bienal de Arquitectura Sostenible, que organiza la editorial Habitat Futura.

A lo largo de todo el día de hoy en La Pedrera se podrá ver la maqueta de Ecourban, junto con las de otros 11 edificios que constituyen ejemplos reales de diseño sostenible y ecológico, como el Bulevar Bioclimático y la Terminal 4 de Madrid, la Sede Andaluza de la Energía de Sevilla y la Ecociudad de Valdespartera, en Zaragoza. Todos los proyectos se reunirán en un libro.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS