Guipúzcoa cierra un acuerdo con Interior para reforzar el control en las carreteras

La Diputación de Guipúzcoa y el Departamento de Interior firmarán en breve un convenio para resolver de manera coordinada los problemas de tráfico causados por accidentes o averías de vehículos, así como para reforzar los sistemas de control de las carreteras y la información a los usuarios, según anunció ayer el diputado de Infraestructuras Viarias, Eneko Goia. Este aumento en la colaboración entre ambas instituciones se centrará en las carreteras que sufren mayores atascos: la A-8 a su paso por San Sebastián (la variante) y el tramo de la N-I entre Tolosa y la capital guipuzcoana.

Entre las medidas acordadas figura poner en marcha "un mando avanzado conjunto" integrado por un representante de cada institución. Entre ambos decidirán qué hacer cuando se produzca cualquier incidencia viaria. Esta forma de trabajo se aplica ya en los dispositivos de viabilidad invernal y, ante su "probada eficacia", ahora se extenderá.

La Diputación pondrá en marcha el próximo enero un servicio de tres grúas a pie de carretera para retirar en el menor tiempo posible los vehículos pesados accidentados o averiados. Este servicio se completará con otros tres equipos para retirar coches. Habilitará además "apartaderos", espacios de emergencia donde trasladar con rapidez los vehículos que entorpezcan la circulación. Interior completará su red de radares sumando uno más a los nueve actuales.

Estas medidas mejorarán la situación, "pero no quiero crear falsas expectativas", advirtió Goia, quien subrayó que la solución "definitiva" llegará con el segundo cinturón de San Sebastián y la autovía del Urumea, que no estarán listas hasta 2010.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS