Xunta, industria y ganaderos se unen y rechazan el fin de las cuotas lácteas

La hoja de ruta aprobada por la Comisión Europea para transitar hacia la liberalización de la producción láctea, que será efectiva en 2015 con el fin del sistema de cuotas, ha provocado tanta unidad como rechazo en Galicia. Si hace dos días la división en las organizaciones agrarias se hacía más explícita que nunca, ayer tanto la Xunta como las industrias, cooperativas y sindicatos coincidieron en criticar la fórmula adoptada para reformar la Política Agraria Común (PAC) y advirtieron que no hará más que agravar la "convulsión" que atraviesa el sector.

Ni el fin, la extinción de las cuotas, ni los medios adoptados, un aumento anual del 1% en la tasa de producción para cada país con revisiones periódicas en 2010 y 2012 para evaluar su impacto en los precios, convencen al sector ni a la Administración gallega. Se trata, en palabras del conselleiro de Medio Rural, Alfredo Suárez Canal, de una fórmula que generará más excedentes en Estados cuya cuota de producción supera su demanda interna, caso de Francia, "que pueden acabar colocando en otros países deficitarios", entre ellos España, la materia prima sobrante. "Es preocupante que no se adoptara algún tipo de medida excepcional para afrontar la situación", aseguró, "ya que no todas las explotaciones lácteas estarán en las mismas condiciones de competir".

Medio Rural evalúa en 9.500 los ganaderos gallegos que se verán afectados por otra de las medidas aprobadas: el recorte el próximo año de las ayudas directas para los agricultores que reciban más de 5.000 euros anuales en subsidios. Organizaciones como la Asociación Galega de Cooperativas Agrarias señalaron que el incremento de cuota beneficiará "a quienes tienen capacidad de producción para competir con bajos costes, como es el caso de las multinacionales de Bretaña y Normandía", advirtió Higinio Mougán.

El incremento lineal en la capacidad productiva de cada país no hará sino aumentar la ventaja competitiva de la gran industria transformadora frente a los productores, incapaces de producir a pérdida, advirtió Xabier Gómez Santiso, del Sindicato Labrego Galego. Desde Xóvenes Agricultores, Juan Pérez Orozco solicitó a las administraciones un nuevo plan de abandono de explotaciones "que debe ir acompañado de otro plan estratégico integral para el sector, ya que tal y como se ha articulado la adaptación al fin de las cuotas en 2010 ya habrá un práctico mercado libre en Europa".

Roberto García, secretario de Unións Agrarias, considera que se "perdió una magnífica oportunidad para definir una nueva política que dé respuestas a los problemas del sector, que evitaría situaciones como la actual, de entrada masiva de productos foráneos en Galicia". Coag rechaza el "radical recorte" en las ayudas directas, ya que "a un tijeretazo del 10% se une su congelación hasta 2013, por lo que con el efecto de la inflación, el recorte se puede cifrar en el 35%".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS