El Gobierno catalán manipuló informes que le perjudicaban

El tripartito pagó por estudios sin acabar y los modificó al ser cuestionados

La polémica por los informes de dudosa utilidad encargados por el Gobierno catalán en 2007, que la Fiscalía está investigando, tomó ayer un nuevo impulso al constatarse que algunos de los polémicos estudios fueron modificados tras ser cuestionado el encargo. Las modificaciones fueron introducidas en 2008, mientras que los informes se pagaron con cargo a 2007.

Dos ejemplos ilustran esta política del Gobierno catalán. En junio del año pasado, el Instituto Catalán de la Mujer, dependiente del departamento de Acción Social, publicó un estudio sobre el fomento de los juguetes no sexistas, pagado con 12.000 euros, con errores de bulto y que en su mayor parte estaba hecho con recortes de prensa. En la página nueve, por ejemplo, afirmaba que un niño catalán ve "una media de XXXXXXX (sic) anuncios al día". Ese fraude sublevó a la oposición, que criticó al Instituto haber pagado por un informe con errores e inconcreciones.

Un informe de 112 páginas quedó en sólo 23 y se borraron varias críticas a CiU

Cuando CiU pidió el conjunto de los informes de la Generalitat, cerca de 3.000, se encontró con que éste en particular había sido modificado. En la nueva versión, los niños ya no veían "XXXXXXX (sic) anuncios al día", sino "147 horas de televisión semanales". El cambio entraña otro error, ya que la semana tiene 168 horas.

Otro informe modificado fue encargado por el departamento de Innovación con el objetivo de reorganizar su estructura. En la primera versión entregada a CiU, el informe tenía 112 páginas. La segunda versión, sólo 23. Costó 12.000 euros. Entre una edición y otra fueron borradas afirmaciones de carácter político como las acusaciones de "clientelismo" y excesivo "personalismo" de los sucesivos gobiernos de Jordi Pujol.

"Se han manipulado informes y se ha hecho de forma chapucera", denunció ayer en el Parlament el diputado de CiU Jordi Turull, quien recordó que el Gobierno se comprometió a depurar responsabilidades mediante una auditoría externa. Este diputado denunció el retraso en la presentación de esa auditoría. El consejero de Economía, Antoni Castells, replicó que la presentará "cuanto esté terminada". El Instituto de la Mujer admitió "errores" en el informe sobre la televisión pero negó "manipulaciones", mientras que el de Innovación achacó el cambio de informes a "un error humano".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Miquel Noguer

Es director de la edición Cataluña de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha trabajado en la redacción de Barcelona en Sociedad y Política, posición desde la que ha cubierto buena parte de los acontecimientos del proceso soberanista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS