Un ajuar fenicio recuerda el vigor comercial de Gadir

Quedó bajo tierra con unos pendientes de oro y collares de plata. Poco se sabe del muerto pero el alto valor del ajuar con el que fue enterrado desvela para los investigadores su importancia social y religiosa. El tesoro que ahora expondrá el Museo de Cádiz, hallado en un solar de extramuros de la capital gaditana, certifica, de esta forma, la riqueza que se movía en el Gadir fenicio.

"Son nuevos datos en relación a la época fenicia que corroboran la gran importancia de la ciudad de Cádiz a nivel transaccional y de comercio con el Mediterráneo, así como los fuertes lazos de unión culturales y económicos con Oriente", explicó Ana Troya, arqueóloga inspectora de la Consejería de Cultura.

Los restos fueron encontrados en agosto del año pasado durante las obras de construcción de unas viviendas. Aparecieron 17 enterramientos y en uno de ellos, el único de época fenicia, varias joyas.

En esta tumba, que data del siglo VIII antes de Cristo, se recogieron un pendiente de oro con un enganche rígido para colocarlo en la oreja; dos cartuchos cilíndricos de plata; tres cuentas de oro y otras cuatro de plata; un colgante dorado con la representación de un disco solar central; y una cuenta circular de plata fragmentada.

También se hallaron restos que podían pertenecer a un pectoral de plata y partes de una placa de marfil. "Es la primera vez que una placa de marfil de este tipo aparece en un contexto fenicio. Siempre ha aparecido en un contexto indígena. Esto hay que relacionarlo con la expansión que hicieron los fenicios en el Mediterráneo y con el lujo de tumbas principescas o de gran estatus social", detalló la arqueóloga de este yacimiento, María Luisa Lavado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS