El sistema de designación de delegados amenaza el consenso en el BNG

Beiras reclama la elección directa y sin listas en las asambleas comarcales

El grupo de trabajo encargado de organizar la asamblea del BNG tiene ya un primer problema encima de la mesa. El líder de Encontro Irmandiño y anterior portavoz nacional del Bloque, Xosé Manuel Beiras, exhortó ayer a la militancia a apuntarse de forma directa al cónclave del 10 de mayo, que deberá renovar los órganos directivos de la formación nacionalista, y no a través de las listas que presenten distintas corrientes o partidos. Esta posibilidad está totalmente descartada por la gestora que organiza la asamblea, que apela a los estatutos para defender el sistema de listas.

Beiras no cuenta en todo caso con el apoyo del citado grupo de trabajo, aunque espera que "la oleada de la militancia derribe los diques de la organización". Se trataría, explicó el líder de los irmandiños, de apostar de hecho por el retorno al sistema asambleario, frente al de representación por delegados aprobado en la asamblea del BNG de 2006. "Es perfectamente posible e imprescindible", aseguró el miembro de la ejecutiva en funciones, que dimitió en bloque en el Consello Nacional del sábado.

El líder de los 'irmandiños' descarta pactos con otras corrientes
La comisión de la asamblea cerrará el martes su propuesta de reglamento

La participación de 2.500 delegados en la asamblea de mayo, de acuerdo con la "hoja de ruta" propuesta por el portavoz nacional en funciones, Anxo Quintana, permite en opinión de Beiras que la práctica totalidad de los militantes que deseen asistir puedan hacerlo. "Que la militancia acuda masivamente a las asambleas comarcales y se convierta en una ola que haga reflexionar a la dirección", reclamó. Beiras contrapuso este sistema con la elección por listas, ya que estarían impulsadas por grupos "que no representan" a los militantes, dado el carácter independiente de la gran mayoría de éstos. Beiras no sólo dudó de que "los demás grupos" apoyen su propuesta, sino que dio por hecho que no lo harán.

El grupo de trabajo, en el que el Encontro Irmandiño cuenta con un representante de sus sietes miembros, se reunió ayer por primera vez desde el Consello Nacional del sábado. Fuentes de ese organismo, en el que los quintanistas y la UPG tiene la mayoría, consideraron "descabellada" la propuesta de Beiras, que atribuyeron a su "miedo" a quedarse nuevamente en minoría en la asamblea, como le ocurrió en 2006. El reglamento aprobado en esa asamblea establece la elección de delegados "mediante presentación de listas, obteniendo cada una de ellas un número de representantes proporcional a los votos obtenidos" en las asambleas comarcales. Que la cita del 10 de mayo sea de carácter extraordinario "no cambia las cosas", añaden las mismas fuentes. La comisión trabaja con la idea de exigir el apoyo de un 25% del número de delegados que se elijan en cada asamblea para validar las listas.

Beiras hizo otro anuncio: no pactará con otros grupos, para no caer en ningún tipo de "contradicción". "Encontro Irmandiño no estará en ningún proceso de acuerdos para llegar a pactos por arriba con grupos estructurados" del BNG, aseguró, aunque sí "practicará la interlocución para suscitar el diálogo" dentro del Bloque. "Cualquier acuerdo entre grupos, aunque sea con la mejor intención del mundo, dejaría fuera a la militancia", opinó.

Los siete miembros de la comisión organizadora de la asamblea de mayo se dieron ayer de plazo hasta el próximo martes para entregar sus propuestas de reglamento para el cónclave. Posteriormente, el secretario de Organización en funciones, Alberte Ansede, plasmará por escrito la propuesta definitiva, que deberá ser ratificada a continuación por el grupo en una nueva junta.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS