Pulido promete fortalecer Cajasol tras concluir el proceso de fusión

La asamblea de la entidad elige los nuevos órganos de gobierno de la caja

"Vamos a seguir tomando decisiones que nos fortalezcan como institución, que profesionalicen aún más nuestra gestión, como lo hemos hecho hasta ahora, y que nos permitan lograr ser referente en el conjunto de entidades financieras españolas". Con estas palabras se dirigió ayer Antonio Pulido al consejo de administración de la entidad que le reeligió como presidente de Cajasol y al que arengó para acometer nuevos proyectos.

En pleno debate sobre la fortaleza del sistema financiero español, y con la Junta de Andalucía decidida a impulsar nuevas fusiones en el panorama financiero andaluz, la entidad sevillana concluyó ayer el periodo transitorio tras el acuerdo de fusión firmado el 18 de mayo de 2007 por los presidentes de la Caja San Fernando y El Monte de Piedad de Sevilla y Huelva.

Pulido condiciona cualquier proyecto a la "solvencia y liquidez" de la caja

"Cajasol está capacitada para afrontar nuevos retos y en ello vamos a hacer un especial esfuerzo", dijo ayer Pulido a su consejo, al que subrayó: "Como prioridad cualquier proyecto de futuro está condicionando a nuestra solvencia y nuestra liquidez".

Pulido se marcó un camino en línea recta en los dos últimos años. Sin prisas pero sin pausa, como le gusta decir, la entidad ha gestionado con eficacia y contundencia los requerimientos del Banco de España para denunciar las operaciones irregulares existentes antes del proceso de fusión, llevadas a cabo por los antiguos gestores de la entidad.

Al tiempo se configuraba un nuevo equipo directivo, con un marcado carácter profesional, y que se ajustara a la nueva entidad fusionada, reduciendo a 12 los 21 miembros con que contaba su comité directivo hasta abril de 2008. Anteriormente, en septiembre de 2007, se acometió la implantación por parte de IBM de una nueva plataforma tecnológica que atendiera las necesidades de la nueva red de oficinas.

Pulido destacó ayer los niveles de solvencia de Cajasol, con ratios del 13,2%, así como la gestión realizada para atajar el importante diferencial de morosidad heredado. "Nuestro objetivo es el crecimiento cualitativo ya que ésa es la base del liderazgo y del crecimiento en dimensión", indicó Antonio Pulido, que señaló como un reto una de las claves de futuro "el acierto en la gestión de la morosidad".

La nueva Cajasol dispone de 805 oficinas, 5.000 empleados, más de dos millones y medio de clientes y cerca de 300.000 pymes. Su oficinas están repartidas por Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Cataluña y Madrid. Sus participaciones empresariales, unificadas en la Corporación Empresarial Cajasol, están en más de 220 empresas y un valor aproximado de mercado de 1.000 millones de euros, al tiempo que dan empleo a más de 17.500 personas. En 2008 el beneficio de la entidad se redujo un 19%, una caída por debajo de la media de las cajas españolas, hasta alcanzar los 160 millones de euros.

La entidad celebró ayer una asamblea de carácter constituyente, que ha reducido a la mitad el número de sus consejeros generales hasta los 160 miembros. Del mismo modo, ha quedado constituido el Consejo de Administración con veinte miembros, y la Comisión de Control con diez.

Tras la reelección de Antonio Pulido, fueron elegidas las cuatro vicepresidencias de la entidad. La primera recayó en Petronila Guerrero, presidenta del PSOE andaluz y de la Diputación de Huelva. Como vicepresidente segundo fue elegido Marcos Contreras (PP); tercero, Julio Ruiz Ruiz, ex secretario general de Comisiones Obreras de Andalucía, y a Fernando Moral, como cuarto vicepresidente, representante de los impositores.

Juan Manuel Barrios fue elegido secretario del nuevo consejo de administración.

Tras la toma de posesión de los consejeros, Pulido anunció al consejo que en este ejercicio Cajasol "hará un esfuerzo especial para hacer llegar las ayudas sociales a los clientes de la caja que tengan mayores dificultades" a través de la Obra Social de la entidad, y mediante algunas campañas a través de la red de oficinas. Igualmente, reiteró el compromiso con el tejido empresarial andaluz, "una prioridad de negocio y de identidad", dijo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS