Cumbre de la OTAN

España contribuirá a las elecciones afganas con más tropas, guardias civiles y dinero

España contribuirá con tropas, guardias civiles y dinero a las elecciones presidenciales afganas del 20 de agosto, cuyo éxito constituye un reto para la OTAN en plena recuperación talibán. Así lo anunció ayer la ministra de Defensa, Carme Chacón, a su llegada a Estrasburgo (Francia), para participar en la cumbre del 60º aniversario de la Alianza. Aunque dijo que España podría participar en los tres frentes en los que ha sido requerida (militar, civil y financiero), dejó claro que su departamento estudia el envío de tropas. Y agregó: "Como en otras ocasiones [España envió 700 soldados a las elecciones afganas de 2004 y 2005] responsablemente acudiremos con el resto de la comunidad internacional".

Chacón dice que la estrategia de Obama responde a la demanda española

La ministra no quiso cuantificar la contribución española, alegando que dependerá de las necesidades por cubrir. Se espera que hoy lo haga José Luis Rodríguez Zapatero, después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, exponga su nueva estrategia para Afganistán y Pakistán. Chacón recordó ayer que España venía reclamando desde hace tiempo, junto a otros, una nueva estrategia que implique a los países vecinos, busque una relación directa con las autoridades locales y evite en lo posible las bajas civiles. Y se felicitó de que la nueva Administración estadounidense haya atendido esta demanda.

El inconveniente de esperar a ultima hora para tomar una decisión es que las mejores plazas pueden estar ya ocupadas. La OTAN pidió en enero cuatro batallones para reforzar la seguridad en el periodo electoral y varios países han respondido ya, como Italia, Alemania o Polonia. Eso quiere decir que España no puede contar con que sus soldados se desplieguen en Herat, como en 2005, o Mazar-i-Sharif, 2004, y podría verse en la tesitura de enviarlos al este, más peligroso.

La alternativa es completar el batallón reducido que ha comprometido Italia (500) con una compañía reforzada (de unos 200 efectivos) que se desplegaría en Qal-i-Naw, capital de la provincia bajo responsabilidad española. El deterioro de la seguridad en todo el país, y las dificultades de movilidad, aconsejan reforzar la presencia militar en Badghis.

Chacón dijo ayer que sólo se estudia el envío de tropas para el proceso electoral -un periodo de cuatro meses-, pero los responsables militares hace tiempo que reclaman reforzar la guarnición de Qal-i-Naw con una compañía de reacción y se prepara la construcción de una nueva base capaz de albergar un batallón.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Respecto a la contribución civil, España apoya la propuesta francesa de enviar a la Gendarmería Europea, de la que forma parte la Guardia Civil. El objetivo es formar unidades policiales afganas, bajo disciplina militar, para que se asuman la defensa de los territorios de los que han sido expulsados los talibanes. España, según reveló el jefe de la diplomacia italiana, Franco Frattini, enviaría unos 40 agentes de los 300 que se necesitan como mínimo.

La contribución financiera es la que menos incógnitas presenta. España se ha comprometido a donar 1,5 millones para el proceso electoral y el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, dijo el martes que está dispuesto a triplicar esa cantidad.

Chacón desligó ayer la contribución electoral del envío de 12 militares que se dedicarán a la instrucción de un nuevo batallón del Ejército afgano, cuya factura pagará Defensa con 14,15 millones de euros. Se trata de un acuerdo suscrito el verano pasado pero, por la mañana, antes de salir hacia Estrasburgo, Moratinos disparó los rumores al anunciar que España enviaría un "pequeño número" de militares a Afganistán. Al mediodía, la vicepresidenta Fernández de la Vega explicó que sólo serían una docena. Por la tarde, Chacón tuvo que aclarar que ésa no es la única contribución prevista por España. El goteo de declaraciones y la incertidumbre sobre la posición española llevaron al presidente del PP, Mariano Rajoy, a exigir a Zapatero que "sea claro y explique lo que quiere hacer en Afganistán".

Sobre la firma

Miguel González

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS