ELA asegura en Navarra que también haría la huelga al Gobierno Ibarretxe

El sindicato 'calienta' la movilización en un acto con dos mil delegados

ELA abrió ayer, en Pamplona, la campaña de sensibilización ante la huelga general que ha convocado junto a otros sindicatos de la órbita nacionalista para el 21 de mayo en el País Vasco y Navarra. Lo hizo en un multitudinario acto, con la presencia de casi dos mil delegados que llenaron el frontón Labrit como prueba evidente de su cuota de representación en el contexto laboral de ambas comunidades. Al término de la asamblea se inició una manifestación hasta el céntrico Paseo de Sarasate.

En su intervención, Adolfo Txiki Muñoz no pudo abstraerse a la polémica suscitada por quienes interpretan que la movilización del próximo 21 de mayo tiene un hondo calado político porque recibe de una manera hostil al futuro Gobierno de Patxi López. Por eso, el líder del sindicato nacionalista resaltó expresamente lo que ya habían indicado otras centrales que la secundan: que "la huelga se hubiese convocado igual si se hubieran mantenido los actuales inquilinos de Ajuria Enea", en referencia al tripartito de Ibarretxe.

Protesta de CC OO en San Sebastián contra la pérdida de empleo

"Todos los partidos que han participado de las decisiones de gobierno, tanto en Vitoria como en Pamplona y Madrid, han estado de acuerdo en favorecer a la patronal y a los especuladores", señaló antes de asegurar que "la huelga general es el único modo de hacer frente al chantaje de la patronal" .

Muñoz entiende la huelga para "dar oxígeno a la lucha de los trabajadores ante el chantaje al que están siendo sometidos por parte de la patronal en las empresas". En este sentido, destacó que se han perdido en Euskadi y Navarra cerca de 50.000 empleos en el último año, como consecuencia "del modelo laboral español que ha favorecido la contratación temporal y el despido barato".

Refiriéndose a las críticas por excluir de la convocatoria a los sindicatos de ámbito estatal, UGT y CC OO, el secretario general de ELA alegó la "debilidad" de ambas centrales para secundar una huelga general, indicando que "ambos han firmado en Navarra con la patronal y el Gobierno Foral un Plan de Empleo que no aporta nada más que financiación para quienes lo suscriben". Muñoz aprovechó su discurso ante los delegados de ELA para transmitir su confianza en que el paro sea secundado mayoritariamente por los trabajadores que "quieren hacer frente a la destrucción de empleo, el chantaje de la patronal e impulsar un cambio de las políticas públicas".

Por otra parte, en San Sebastián, cerca de 1.500 delegados de CC OO de Euskadi se manifestaron para denunciar "la destrucción de empleo y el recorte de derechos laborales". Previamente analizaron la situación en una asamblea, con la presencia de Unai Sordo, máximo responsable del sindicato en el País Vasco.

Adolfo Muñoz, durante su intervención de ayer ante los delegados de ELA, en el frontón Labrit de Pamplona.
Adolfo Muñoz, durante su intervención de ayer ante los delegados de ELA, en el frontón Labrit de Pamplona.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS