Reportaje:ACTIVIDADES CULTURALES

Las aulas que heredó Machado

Baeza conmemora, tres décadas después, el regreso de la universidad

La ciudad renacentista de Baeza (Jaén) llegó a ser considerada en el siglo XVI uno de los focos culturales de mayor prestigio en Andalucía, en buena medida por el influjo de su universidad, creada en 1538 merced a una bula del papa Paulo III. Durante casi tres siglos, la Universidad de Baeza se convirtió en referencia del humanismo y el reformismo que introdujo el teólogo de la diócesis de Córdoba Juan de Ávila. Ni siquiera la Inquisición, que calificó de "alumbrados" a la primera generación de docentes y universitarios, pudo derribar la solera de este centro que funcionó hasta el año 1824 y que más tarde se convirtió en instituto de bachillerato, el mismo en el que el poeta Antonio Machado impartió sus clases de francés.

Más de 35.000 alumnos pasaron por los cursos de verano de la Unia
La Inquisición tildó de "alumbrados" a la primera generación de universitarios

No fue hasta 1979 cuando Baeza recuperó su actividad académica, convirtiéndose en sede de los cursos de verano de la Universidad de Granada gracias en parte al entonces rector Antonio Gallego Morell. Ahora, 30 años después, Baeza conmemora el regreso de la universidad a la ciudad Patrimonio de la Humanidad. Y lo hace con una exposición en el marco de los cursos de verano de la Universidad Internacional de Andalucía (Unia), por donde han pasado en estas tres décadas más de 35.000 alumnos.

A sus 86 años, el médico jiennense Tomás Reyes Godoy simboliza mejor que nadie la conexión de la universidad baezana con el pueblo. Él ha acudido ininterrumpidamente a los cursos de verano durante los últimos 30 años, desde el primero y monográfico sobre el Renacimiento español, coordinado por Luis María Diosdado, hasta la edición de este año, con cursos sobre lengua, música, patrimonio, salud, arquitectura o aceite de oliva. Por sus aulas han pasado también en estos años premios Nobel en Medicina, como Paul Nurse, Erwin Neher, científicos como Margarita Salas o Miguel Beato, escritores como Francisco Ayala o José Saramago, cineastas como Juan Antonio Bardem o Luis García Berlanga y personalidades políticas de primer nivel.

La universidad se estableció en primera instancia en un edificio del que apenas queda la portada, para pasar después a un soberbio inmueble de estilo manierista.

Pero desde que la universidad regresó a Baeza la aspiración de las autoridades municipales y académicas era contar con el Palacio de Jabalquinto como sede. En 1987 se dio el primer paso con la cesión por parte del Obispado del complejo formado por el Seminario San Felipe Neri y el Palacio de Jabalquinto, pero hubo que esperar hasta 2004 para que el palacio más señorial de Baeza se convirtiera en sede universitaria.

Desde entonces, la sede Antonio Machado de la Unia puede presumir de uno de los edificios más impresionantes del patrimonio artístico andaluz. Se trata de una de las joyas del gótico isabelino, con un patio interior de estilo renacentista. Desde 1931 está declarado Monumento Histórico Artístico y recibe cada año a cientos de visitantes.

El alcalde baezano, Leocadio Marín, tiene claro que "la Universidad y Baeza están íntimamente ligados". De ello da buena prueba la muestra 1979-2009 El regreso de la vida universitaria a Baeza, que coordina la periodista Carmen Quesada y que puede visitarse hasta el 13 de septiembre en la Sala Gaspar Becerra. La muestra, que inauguró el rector de la Unia, Juan Manuel Suárez Japón, está compuesta por paneles con fotografías, documentos y noticias aparecidas en prensa de esos 30 años de actividad universitaria. También cuenta con un vídeo realizado por el artista jiennense José Ortega Sitoh, en el que se hace un recorrido visual a través de esas tres décadas, de la evolución de la universidad, su adscripción a la Universidad de Granada, la conversión en Universidad Internacional, los cursos de verano, los gestores, los personajes y las personalidades que han pasado por la universidad y las actividades culturales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS