Telefónica logrará hasta 4.200 millones en sinergias por Vivo

Telefónica ha acabado dando la razón a Portugal Telecom cuando la lusa decía que las sinergias que lograría la española en Brasil por comprar Vivo eran muy superiores a las que estimaban los analistas. La compañía española cifró ayer por primera vez estas sinergias y las situó en un rango de valor neto presente que va de 3.300 a 4.200 millones. La empresa presidida por César Alierta acordó comprar a PT su 50% de Brasilcel (la sociedad que controla Vivo) en julio pasado por 7.500 millones.

La cifra total incluye en primer lugar las sinergias operativas y las derivadas de incorporar a Vivo bajo el modelo de gestión integrado de Telefónica, que tendrán un efecto positivo en la generación de ingresos y redundarán en ahorros de costes y de inversión, por un valor mínimo total de 2.300 a 2.700 millones. A esa cantidad se unen sinergias financieras y fiscales, que valora entre 1.000 y 1.500 millones, siempre según la compañía.

Telefónica no ha comunicado aún al mercado cómo estructurará la operación para ahorrar el máximo de impuestos. En julio, el director financiero dijo que la intención de Telefónica era comprar o fusionar Brasilcel con una sociedad española para maximizar las sinergias fiscales. Los ahorros de impuestos también pueden provenir de la fusión de Vivo y Telesp, la filial de fijo de Telefónica en Brasil, que puede producirse tras la oferta sobre las acciones ordinarias de Vivo en manos de los minoritarios (un 3,8% del capital), que se pretende cerrar en febrero de 2011.

Más beneficios

Por otro lado, el hecho de que Telefónica subiese por tres veces su oferta por Vivo y acabase pagando 1.800 millones más de lo que ofrecía inicialmente va a acabar impulsando el resultado de la española. La normativa contable indica que al pasar a controlar íntegramente la gestión de Vivo, la participación previa en la compañía debe reflejarse en las cuentas de Telefónica a su valor razonable en el momento de la toma de control. Eso se traducirá en un impacto neto positivo de unos 3.500 millones en el resultado de Telefónica del tercer trimestre, según dijo ayer la empresa. La paradoja de esta norma es que la compañía se apunta más beneficios cuanto más caro paga por la toma de control.

Ese apunte contable de 3.500 millones permitirá a Telefónica cumplir su objetivo de lograr un beneficio por acción de 2,10 euros este año.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Sobre la firma

Miguel Jiménez

Subdirector de EL PAÍS al frente de la información de economía y empresas. Ha desarrollado su carrera en Cinco Días, diario del que fue director, y en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector de Información y director adjunto. Es licenciado en Derecho, Ciencias Económicas y Ciencias Políticas y máster en Periodismo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS