España aceptará gas argelino más caro pero sujeto al mercado

Industria califica de "positivo" el encuentro con autoridades de Argel

España está conforme con que Argelia, el primer suministrador de gas del país con un 31% del total, aplique al combustible que exporta "precios razonables en línea con los que marca el mercado". En la práctica, la frase supone la aceptación de un gas más caro si así lo marcan las cotizaciones en los mercados internacionales.

Así lo señalaron ayer fuentes del Ministerio de Industria, de regreso a España, tras el encuentro celebrado en Argel entre el ministro de Industria, Miguel Sebastián, con su homólogo argelino, Youcef Yousfi (máximo responsable también de la compañía estatal Sonatrach).

La segunda reunión de ambos ministros en poco más de un mes fue calificada por la parte española de "positiva y cordial" y tuvo como telón de fondo la disputa entre la compañía española Gas Natural y la estatal argelina Sonatrach después de que esta última ganara el laudo dictado por la Cámara de Comercio de París, que actuó como árbitro entre las partes. Ese laudo, recurrido en Suiza por la empresa española, obliga a la compañía que preside Salvador Gabarró a pagar 1.500 millones de euros más por los suministros recibidos entre 2007 y 2009, además de presionar al alza sobre el gas exportado a partir de esa fecha.

Argelia supedita el funcionamiento del gasoducto Medgaz al acuerdo de precios
Más información
Las eléctricas recurren el permiso de Bruselas al decreto del carbón

Gas Natural, con contratos cerrados con Argel que llegan a 2025, ha señalado el impacto que pueden tener en las tarifas de gas y de electricidad que pagan los consumidores españoles, aumentos de precios de hasta el 30%. Más aún cuando las cotizaciones internacionales del gas tienden a la baja desde el año 2008.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Los argumentos de la parte española apuntan también al temor de que Sonatrach, que controla la mayoría (el 36%) del gasoducto Medgaz, que unirá Argelia con Almería, alcance una cuota de suministro en España superior al 50%. Sin descartar que los nuevos precios de la parte argelina presionen al alza los de otros suministradores. Sobre el gasoducto Medgaz, que debería estar funcionando en semanas, la parte argelina, según reflejó el medio digital TSA, dejó claro que supedita su puesta en marcha a que se alcance un acuerdo sobre precios. La parte española lo enunció de otra forma: "Se pondrá en marcha cuando convenga a las dos partes".

Frente al temor a un choque, fuentes de Industria señalaron que el clima entre las partes es de "entendimiento", sin obstáculos para que Sonatrach continúe siendo el primer suministrador de gas hacia España. Sebastián y Yousfi no concretaron fechas para nuevas reuniones hispano-argelinas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS