Gas Natural cierra pleitos con Sonatrach tras acordar el pago de 1.308 millones

La firma estatal argelina se plantea la entrada en el capital de la española

Tras seis años de disputas y cuatro de enfrentamiento en los tribunales, Gas Natural Fenosa y la compañía estatal argelina Sonatrach acordaron ayer cerrar todos los litigios abiertos entre ambas por el precio de los contratos de suministro de gas desde Argelia. Gas Natural Fenosa, participada por Repsol y La Caixa, pagará a la argelina 1.897 millones de dólares (1.308 millones de euros al cambio actual) por la revisión de precios. El pago cubre un periodo de 4,5 años (del 1 de enero de 2007 al 31 de mayo de 2011) y es ligeramente inferior a lo que estableció el laudo del Tribunal de Arbitraje de París que en agosto de 2010 dio la razón a Sonatrach en la disputa con Gas Natural Fenosa. El laudo recogía compensaciones de 1.432 millones de euros para el periodo 2007-2009, una cantidad que la compañía gasista consideró desproporcionada y que recurrió ante el Tribunal Federal de Suiza.

La empresa asegura que el pago no afectará a la cuenta de resultados

En la comunicación enviada ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Gas Natural precisa que la indemnización que ha aceptado pagar "incluye todas las revisiones de precios correspondientes a los periodos 2007-2008-2009 y 2010-mayo de 2011". Especifica también que el acuerdo no tendrá impacto en la cuenta de resultados -está provisionado- y que supone el compromiso de ambas partes de "desistir de todos los procedimientos actualmente en curso".

El cambio de clima entre ambas compañías, aparentemente, ha cambiado para mejor. Sonatrach tiene una nueva dirección (hubo procesos por corrupción contra antiguos gestores) y podría estar interesada en aumentar su colaboración con Gas Natural Fenosa. Según fuentes de la empresa española, el cierre del conflicto podría abrir incluso la puerta de la empresa a la parte argelina. Han surgido, relató ayer la compañía a la CNMV, "oportunidades de partenariado que se concretarían en diversas áreas, incluyendo la posible adquisición por Sonatrach de una participación minoritaria en Gas Natural Fenosa y la posible participación de Gas Natural Fenosa en diversos proyectos de Sonatrach y en el desarrollo conjunto de otras oportunidades de negocio". La posible participación de Sonatrach, precisaron fuentes de la empresa, estaría por debajo del 5%. Respecto a la entrada de Gas Natural Fenosa en proyectos de la argelina, ambas partes podrían tener en mente la entrada de la gasista española en el proyecto Medgaz entre Argelia y España. No obstante, esa colaboración entre ambas partes, finalizado el enfrentamiento, queda para el futuro.

Gas Natural informó también de que el acuerdo lo firmó el presidente de la empresa, Salvador Gabarró, con el presidente de Sonatrach, Nordine Cherouati. Según la compañía, tras el acuerdo Gabarró destacó lo "positivo" de poner fin al litigio, ya que permitirá garantizar un marco estable de relación con el que es un histórico suministrador para el grupo energético, además del más importante. "Con diálogo, respeto y paciencia hemos resuelto de forma favorable para ambas partes, un conflicto importante, por lo que podemos darnos por satisfechos y felicitarnos", señaló el presidente de la gasista.

Por su parte, el presidente de Sonatrach, Nordine Cherouati, indicó que el acuerdo pone fin a las diferencias entre las dos empresas con relación a los actuales contratos de gas y al mismo tiempo "establece una cooperación entre las dos compañías en nuevas áreas, en un contexto económico mundial que favorece este tipo de asociaciones". Los acuerdos están sujetos a la aprobación de los consejos de administración de ambas compañías.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Gas Natural mantiene con Argelia dos contratos de suministro que vencen en 2020 y 2021 y que suman nueve bcm (miles de millones de metros cúbicos, según sus siglas en inglés) de gas al año.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS