La subasta de las frecuencias de telefonía móvil empieza con mal pie

La subasta de frecuencias de telefonía móvil no ha comenzado con buen pie y el Gobierno va a tener muchas dificultades para conseguir su objetivo de obtener 2.000 millones de euros para sanear las arcas del Estado. Y es que en la primera jornada, 40 de los 58 bloques que se subastan han quedado sin puja. Y lo que es aún peor: tres de los ocho bloques de 800 y 900 MHz, los más codiciados y los más caros (170 y 169, millones de euros cada uno, respectivamente) no han tenido ningún postor. En total, los operadores han puesto encima de la mesa 900 millones de euros, sobre un precio de salida de 1.453 millones de euros, según las cifras del Ministerio de Industria. De los 18 bloques que han merecido puja, solo en seis casos se ha efectuado una mejora sobre el precio de salida.

La banda de los 800 MHz, la que se disputan los operadores nacionales, ha sido la de más actividad. En tres de ellas se igualó el precio de salida (170 millones) y en las otras dos han elevado la oferta hasta los 175,1 millones. Los dos bloques de 900 MHz, con un precio de salida de 169 millones, no obtuvieron puja. Respecto a la banda de 2,6 GHz, en la que pujan tanto nacionales como regionales, quedaron sin candidatos 37 bloques.

En el primer día de la subasta solo se realizaron dos rondas, con participación de los 11 operadores admitidos a la subasta: las nacionales Telefónica, Vodafone, Orange, Ono, y Jazztel; y las regionales Euskaltel, Telecom Castilla-La Mancha, la gallega R de Cable, TeleCable de Asturias, COTA y la navarra Optanel.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS