Los usuarios de móvil tendrán más difícil obtener contraofertas

La norma acorta los plazos para las 'falsas portabilidades'

A veces un derecho puede convertirse en un perjuicio. Es lo que le puede ocurrir a la nueva norma de portabilidad que acorta el cambio de compañía conservando el número de cuatro días a un solo día laborable. La medida sería irreprochable si no fuera porque también se acorta el plazo que tiene el cliente para cancelar su solicitud de portabilidad, dando menos tiempo a su compañía actual para que, con el fin de retenerlo, le haga una contraoferta jugosa en forma de terminal o mejores tarifas.

Actualmente, el abonado tenía hasta dos días y medio para arrepentirse. Con los nuevos plazos, que entrarán en vigor el 1 de junio de 2012, la petición de anulación de la portabilidad se reduce a medio día o un día hábil dependiendo de si el cliente hizo la solicitud por la mañana o por la tarde. Y ese es el tiempo que tiene la operadora para evaluar la amenaza de su cliente y decidir una contraoferta.

Para poner las cosas más difíciles, la norma aprobada ayer por el Consejo de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) establece que solo se podrá pedir al nuevo operador (receptor) la cancelación de la portabilidad, y no como actualmente que se puede anular también a través de la compañía de la que se quiere ir el usuario.

Y es que el fenómeno de las portabilidades falsas o amagos de portabilidad, como se denominan a estas peticiones de cambio con el único objetivo de mejorar las condiciones o un nuevo terminal, se han convertido en una estrategia habitual. Se estima que alrededor de un 40% de las portabilidades se cancelan antes de llevarse a cabo. Y solo en 2010 la cifra de líneas móviles portadas ascendió a 4,8 millones, 400.000 al mes de media.

No obstante, no todo está perdido para el sufrido usuario. Le queda una bala en la recámara La portabilidad en un día es un derecho para el usuario, no una obligación. Así que el abonado siempre puede solicitar a la nueva operadora aumentar el plazo para portarse hasta un mes como máximo.

Con todo, hay que tener cuidado a la hora de utilizar la portabilidad falsa como arma de regateo. Primero porque no siempre las compañías mejoran las ofertas de sus rivales. Y, segundo, porque muchos contratos están sujetos a compromisos de permanencia (de 18 o 24 meses), que firmaron cuando les dieron un móvil subvencionado o en virtud de mejores tarifas. Y si se cambian de compañía tienen que pagar una penalización en ambos casos.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete
Tienda de la cadena de teléfonos The Phone House en Barcelona.
Tienda de la cadena de teléfonos The Phone House en Barcelona.GIANLUCA BATTISTA

Sobre la firma

Ramón Muñoz

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS