El esforzado regreso de la tortuga boba

Nacen 56 crías de la especie en una playa de Malgrat, un hecho excepcional

La playa de la Conca, en Malgrat de Mar, es estos días escenario de un hecho excepcional: el nacimiento de decenas de tortugas, 56 hasta ayer, que cada noche surgen de la arena y luchan para alcanzar el mar. Las tortugas son de la especie boba, en peligro de extinción, y los huevos fueron puestos por una tortuga adulta hace unos 40 días sin que nadie lo advirtiera.

"Es un hecho insólito", afirma un portavoz de la Fundación para la Conservación y Recuperación de Animales Marinos (CRAM), que cuida la zona del nido, en la que se espera que sigan eclosionando huevos en los próximos días. Los primeros nacimientos sucedieron el viernes por la noche, aunque no fue hasta el sábado cuando unos particulares avisaron a los agentes rurales.

La presión humana ahuyentó de las playas españolas a la tortuga boba hace más de un siglo. Ahora anida en el Mediterráneo oriental y el océano Atlántico, aunque excepcionalmente ha vuelto a Cataluña. En 2006, 40 crías nacieron en Premià de Mar.

Una cría de tortuga boba se dirige hacia el mar en la playa de la Conca, en Malgrat de Mar, bajo la luz roja utilizada para calentarla.
Una cría de tortuga boba se dirige hacia el mar en la playa de la Conca, en Malgrat de Mar, bajo la luz roja utilizada para calentarla.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS