Entrevista:LAURA DERN | Actriz

"Iluminata' es un canto a lo complicado que es el ser humano"

Ficciones ya tan conocidas por los espectadores como Nurse Jackie, The Bic C o Weeds pivotan alrededor de mujeres de armas tomar. Ahora, a esta televisiva hermandad femenina se suma Iluminata, que cuenta la historia de una ejecutiva autodestructiva que tras tocar fondo ve la luz y se lanza en una cruzada personal decidida a cambiar el mundo. Lo más singular de la última producción de HBO, que Canal + 1 acaba de estrenar (martes, 20.50), es su protagonista, Laura Dern. Hija de los actores Bruce Dern y Diane Ladd (que también trabaja en la serie); musa de David Lynch, con quien rodó Terciopelo azul y Corazón salvaje, y siempre enamorada de los papeles complicados, aunque la popularidad se la dieron los dinosaurios de Steven Spielberg con Jurasic Park. Alguien que sabe de crisis personales -como cuando Billy Bob Thornton la abandonó en el altar para casarse con Angelina Jolie- y que atraviesa una encrucijada similar a la de su alter ego en la serie (creada junto a Mike White), soltera y madre de dos hijos tras su reciente divorcio del músico Ben Harper.

"Steven Spielberg fue quien me recomendó este trabajo"

Pregunta. ¿Hay mucho de Laura Dern en Amy Jellicoe, supersonaje de Iluminata?

Respuesta. Tanto a Mike White como a mí nos interesan las pequeñas victorias de la protagonista y su humanidad. No solo su descenso hacia la miseria sino su ascenso hacia la superación aunque, por supuesto, con recaídas en sus miedos y malos hábitos. Iluminata quiere ser un canto a lo complicado que es el ser humano.

P. Pero, ¿se siente personalmente reflejada en la serie?

R. Me temo que más de lo que quiero aceptar porque, cuando mis hijos vieron esa imagen mía, casi cómica, llorando a moco tendido y con el rímel corrido con la que abre la serie dijeron sin dudar: "Mira mamá, eres tú". Triste, pero cierto. Nunca he llegado al punto de Amy pero, para qué negarlo, he tenido muchas de sus experiencias.

P. ¿También recurre a la meditación como forma de superación personal?

R. Desde hace años utilizo la meditación trascendental en mi vida y me ayuda mucho, mi refugio para recuperarme de las heridas que nos hace la vida, cuando perdemos a alguien o se nos rompe el corazón.

P. ¿Y sus deseos de cambiar el mundo? White describe Iluminata como ese desfase que existe entre nuestras intenciones y lo que realmente hacemos.

R. Me acuerdo que cuando empezamos a hablar de la serie, comentábamos la apatía del mundo en el que vivimos y, sin embargo, en los últimos meses hemos sido testigo de esos extraordinarios momentos de cambio como el que sacudió Egipto o el que vivimos en Wall Street, donde estábamos dispuestos a recuperar nuestro país de los bancos. Así que yo soy de la opinión de que con tu voz y tu iPhone puedes cambiar el mundo.

P. Iluminata acaba de ser renovada por una segunda temporada. Para una actriz de cine como usted, ¿le asusta el compromiso que significa trabajar en televisión interpretando siempre el mismo personaje?

R. Steven Spielberg fue quien me recomendó este trabajo. Me dijo que si alguna vez quería protagonizar una serie necesitaba un personaje sólido y consistente como Amy. Y él es un gran maestro y un gran amigo mío. Le entendí a la perfección porque Iluminata conecta con una de mis producciones preferidas, el filme Ruth, un chica sorprendente, un papel del que me enamoré. Me habría gustado disponer de muchos meses más para seguir explorando sus incoherencias y sus complicaciones. Ahora tengo ese tiempo sin tenerme que preocupar de cerrar su historia en dos horas.

P. Tanto la serie como su trabajo aspiran al Globo de Oro en la categoría de comedia o musical. ¿Cómo vive este tipo de reconocimientos?

R. Este es el mejor, porque nadie como la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood para organizar una gran fiesta, rodearte de amigos y regarlo con buenos vinos.

Laura Dern como Amy Jellicoe, en la serie <i>Iluminata. </i>
Laura Dern como Amy Jellicoe, en la serie <i>Iluminata. </i>

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS