Unnim sanea los activos inmobiliarios y pierde 469 millones en 2011

El saneamiento del ladrillo y el coste de la fusión de las cajas son las principales causas

Como ya es un clásico en el sector financiero, cuando una entidad es vendida o intervenida, afloran pérdidas por todos los sitios. Como siempre, la causa es el ladrillo.

La entidad catalana Unnim (adquirida recientemente por el BBVA con la ayuda de 953 millones del Fondo de Garantía de Depósitos y una protección ante los créditos malos), cerró 2011 con unas pérdidas de 469 millones. Las dotaciones realizadas para sanear el activo inmobiliario y el coste de reestructuración derivado de la fusión de las cajas de Sabadell, Terrassa y Manlleu, son las principales causas.

Unnim destinó 518 millones al saneamiento de los créditos y el ladrillo, mientras que el impacto del coste de reestructuración de la entidad tras la integración de las tres cajas ha conllevado unos gastos extraordinarios de 92 millones. Estas pérdidas le han permitido a Unnim suspender el pago de intereses de diversas emisiones de participaciones preferentes y de obligaciones subordinadas. Ahora falta conocer la política comercial que llevará a cabo el BBVA.

Según los resultados publicados este viernes por la Confederación de Cajas (CECA), la mayoría de las entidades registró fuertes caídas del beneficio en el último trimestre de 2011. Uno de los casos más llamativos es el de Banco Financiero y de Ahorro (BFA), la matriz de Bankia, que ganó 267 millones en septiembre y cerró el ejercicio con un resultado de 40,9 millones fruto de las pérdidas de 226 millones en los tres últimos meses.

BFA ha cargado contra patrimonio las minusvalías encontradas en la fusión de Caja Madrid y Bancaja para poder cumplir con el decretazo del Gobierno sobre saneamiento financiero. Por eso el patrimonio neto consolidado de BFA se redujo en un 32%, 4.200 millones, en el último trimestre. Esta operación ha supuesto que el capital de las cajas fundadoras haya caído en unos 3.000 millones y ya solo tienen 1.075 millones. El resto de accionistas (el Estado a través del FROB, los accionistas de Bankia) aportan 8.575 millones.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS