Varios acreedores de Solaria instan el concurso necesario

El grupo debe más de tres millones a dos grupos chinos que han llevado el caso a un juzgado de Madrid

Placas solares
Placas solaresLaura Pérez

A Solaria se le nubla el horizonte. Dos grupos chinos han pedido el concurso necesario de la empresa española por el impago de una deuda superior a los 3,1 millones de euros. Estos grupos, la firma industrial Dongfang Electric y la aseguradora de créditos a la exportación Sinosure, presentaron la diligencia ante el Juzgado de lo Mercantil número 8 de Madrid el pasado mes de mayo. Pese a ello, en las semanas posteriores han seguido las negociaciones entre las partes para zanjar un acuerdo, que, según fuentes del entorno de los grupos denunciantes, no ha sido posible.

Fuentes de Solaria, una de las principales empresas españolas de energía renovable, han asegurado que las negociaciones continúan y “en buen clima” para poder hacer frente a la deuda, de la que afirman que no se acerca ni de lejos a los 3,1 millones reclamados. Asimismo, manifestaron que la reclamación “no deja de ser un arma de negociación, que suele ser normal” para presionar. “Son conversaciones entre empresas que no se entiende porqué se filtran”, añadieron.

Frente a eso, las dos empresas reclamantes han aportado varios documentos para sostener sus afirmaciones. Según los grupos chinos, la petición de concurso necesario se basa en las dificultades del grupo español y en “el preocupante fondo de maniobra negativo”, que es de 30,9 millones. “Resulta indudable que este hecho agrava de forma muy significativa la capacidad de la sociedad para continuar sus operaciones y obtener ingresos”, sostiene su demanda.

El fondo de maniobra es una magnitud que indica la diferencia entre el activo corriente y el pasivo corriente y tiene una incidencia directa en la capacidad de una empresa para cumplir con sus obligaciones de pago. Es decir, es determinante en la liquidez de la compañía.

La empresa dice que siguen las negociaciones para solventar la disputa

La reclamación de Dongfang proviene de la venta de células y otros componentes a Solaria. De aquella operación, y tras varias reclamaciones de pago por parte del grupo chino, quedó una deuda de 413.038 euros. Por su parte, Sinosure ostenta la condición de acreedor de Solaria por haberse subrogado en un crédito por valor de 1,6 millones de euros cuyo titular era la empresa también china Hendiang, al que debe otros 1,54 millones.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Esta empresa había suministrado células fotovoltaicas a Solaria en el marco de un contrato de seguro de crédito suscrito entre Hendiang y Sinosure. Tras producirse un impago, en junio de 2012 estas dos formalizaron un acuerdo privado de pago por el que se reconocía la existencia de una deuda por parte de Solaria valorada en 3,565 millones de euros y 705.801 dólares (543.886 euros). En el documento se acordó una deducción de 417.093 euros sobre los 3,5 millones y un calendario de pagos desde junio de 2012 a marzo de 2013.

Solaria no cumplió los plazos ni los pagos, por lo que se le reclama 3,14 millones exactamente. Los reclamantes han aportado un documento en el que según aseguran, existe un reconocimiento de la deuda y del pago acordado por parte de Solaria y que va firmado por Miguel Ángel Velasco, director general de la compañía española.

Sobre la firma

Miguel Ángel Noceda

Corresponsal económico de EL PAÍS, en el que cumple ya 32 años y fue redactor-jefe de Economía durante 13. Es autor de los libros Radiografía del Empresariado Español y La Economía de la Democracia, este junto a los exministros Solchaga, Solbes y De Guindos. Recibió el premio de Periodismo Económico de la Asociación de Periodistas Europeos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS