Los sindicatos y la patronal acercan posturas para llegar al pacto salarial

Las negociaciones entre ambas partes continuarán este jueves

Jaime García-Legaz, secretario de Estado de Comercio, segundo por la izquierda, José Luis Feito, presidente del Instituto de Estudios Económicos, Juan Rosell, presidente de la CEOE, y José María Lacasa, secretario general de la CEOE.
Jaime García-Legaz, secretario de Estado de Comercio, segundo por la izquierda, José Luis Feito, presidente del Instituto de Estudios Económicos, Juan Rosell, presidente de la CEOE, y José María Lacasa, secretario general de la CEOE.Juan Carlos Hidalgo (Efe)

Los líderes de los agentes sociales han desencalladon las negociaciones para lograr un pacto salarial para 2015 y 2016. Juan Rosell (CEOE), Antonio Garamendi (Cepyme), Ignacio Fernández Toxo (CC OO) y Cándido Méndez (UGT) se reunieron por la tarde para dilucidar si era posible alcanzar un acuerdo sobre negociación colectiva después del frenazo que sufrieron las negociaciones la semana pasada, cuando se suspendió una reunión en la que todo parecía listo para sellar el pacto. Es posible, apuntaron fuentes de la negociación al final del encuentro, pero no dieron detalles sobre en qué había consistido el “acercamiento”. “Habrá pacto”, vaticinó sin más uno de los negociadores habituales.

Que continúen las conversaciones durante esta semana (se volverán a reunir este jueves), como señalaban las partes al acabar la reunión, es señal de que el pacto está cerca. Toxo y Méndez advirtieron el lunes de que esto tenía que aclararse, ya que el plazo de negociación “se ha consumido”.

El optimismo sobre el desenlace de las negociaciones se percibía desde por la mañana, cuando Rosell dijo “las diferencias no son tan grandes”. Sobre el papel, les separaban nueve décimas en los aumentos salariales a recomendar en 2015: unos, los sindicatos, reclamaban un incremento del 1,5%; otros, los empresarios, partían del 0,6%.

Al mismo tiempo que Rosell pronunciaba estas palabras optimistas, pedía “flexibilidad”. Esta, apuntaba una fuente sindical antes de la reunión, iba a ser más necesaria para limar las diferencias sobre 2016 que sobre 2015.

Antes de la cita, desde un lado y otro, en privado, al hablar de dónde podían estar sus límites, especulaban con cifras en torno al 1% para 2015, cuatro décimas más del aumento medio pactado en los convenios de 2014. En el ámbito patronal, se manejaba el 0,9% o el 1%; en el sindical, una banda entre el 1% y el 1,5%. Para el año próximo, las posiciones estaban más alejadas. Los sindicatos quieren que este año los sueldos recuperen el poder adquisitivo perdido en los últimos años. Esto se lograría holgadamente, vistas las previsiones de inflación, con un aumento del 1%.

Para 2016, UGT y CC OO prefieren no dar cifras y sí unos criterios a los negociadores de los convenios, entre los que estaría avanzar en la ganancia de poder adquisitivo. También recogerían un objetivo de inflación, que sería el deflactor del PIB, y la productividad. Pero este mecanismo no gustaba en CEOE, en cuyos documentos internos se habla de tener en cuenta la evolución del PIB y la marcha del empleo.

Los salarios, el punto más importante, son el último escollo para cerrar el pacto. Los otros, desarrollados en seis capítulos, están sellados desde hace semanas. En los borradores que circulan está ya redactada la vigencia del acuerdo (en principio dos años, aunque fuentes sindicales insiten en que no renuncian a tres), la estructura de la negociación (donde pretenden delimitar qué temas deben abordarse en el nivel sectorial y qué en las empresas) o mecanismos de flexibilidad interna en lugar de despidos.

Sobre la firma

Manuel V. Gómez

Es corresponsal en Bruselas. Ha desarrollado casi toda su carrera en la sección de Economía de EL PAÍS, donde se ha encargado entre 2008 y 2021 de seguir el mercado laboral español, el sistema de pensiones y el diálogo social. Licenciado en Historia por la Universitat de València, en 2006 cursó el master de periodismo UAM/EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS