Volkswagen responde a la crisis con el primer recorte inversor desde 2009

El presidente de la firma dice que "hará todo lo posible para mantener a la plantilla a bordo"

Fábrica de Volkswagen en Navarra.
Fábrica de Volkswagen en Navarra.Luis Sevillano

Matthias Müller, presidente de Volkswagen, ya había anunciado que el escándalo de las emisiones obligaría a la compañía a posponer todas las inversiones no cruciales. El mayor fabricante de automóviles de Europa anunció el viernes el primer recorte inversor desde la crisis financiera de 2009: 12.000 millones en lugar de los 13.000 previstos para el próximo año. “Nos centraremos exclusivamente en las inversiones y gastos previstos”, dijo Müller tras la reunión del Consejo de Supervisión celebrada en la sede de Volkswagen, en la ciudad alemana de Wolfsburgo. “Respondemos así a estos tiempos inciertos y volátiles”, añadió.

El anuncio fue acogido con diversidad de opiniones. Ferdinand Dudenhöffer, de la Universidad de Duisburg-Essen, mostró su decepción por lo que considera una oportunidad perdida para anunciar un plan más ambicioso de recortes o una ampliación de capital. “Lo que hemos visto es todo menos un gran anuncio”, dijo este experto en el sector de la automoción. Jose Asumendi, analista de JP Morgan, sin embargo, considera el plan “una buena noticia”, porque Volkswagen está obligado a priorizar sus inversiones y, al mismo tiempo, necesita “seguir investigando ciertas tecnologías clave para asegurar su competitividad a medio plazo”.

Más información
Las ventas del grupo Volkswagen caen un 3,5% en octubre
Volkswagen ficha a un directivo de Apple para su digitalización
Bruselas da 10 días a Volkswagen para aclarar las emisiones de CO2
Soria dice que Volkswagen devolverá las ayudas públicas
Volkswagen admite fraude en otros 50.000 coches en España

Los mercados sí aprobaron sin reserva los planes presentados por Müller. La acción de Volkswagen, que en tres meses ha perdido más del 35% de su valor, lideró el Dax, el índice bursátil alemán, con un avance del 2,5%.

En realidad, lo que Müller hizo el viernes fue tan solo adelantar el primer capítulo de su plan para rescatar a la empresa de la crisis más grave que atraviesa desde el fin de la II Guerra Mundial. La empresa anunció el recorte inversor para 2016, pero no dijo nada del plan total de gasto previsto para el periodo 2015-2019 de 85.600 millones de euros, de los que en torno al 25% debía destinarse a investigación y desarrollo.

El presidente del gigante automovilístico garantizó que, pese a la revisión de las inversiones, la firma “hará todo lo posible para mantener a la plantilla a bordo”. Pero Bernd Osterloh, presidente del comité de empresa, aseguró que el Consejo de Supervisión revisará los planes de inversión en su primera reunión del próximo año. “Seguiremos vigilando cómo afecta la situación a la plantilla. Vemos riesgos en algunas áreas, especialmente en lo que afecta a los contratados temporales”, alertó.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Müller ha anunciado que el gasto para propulsión alternativa se incrementará el próximo año en 100 millones de euros. “No cometeremos el error y ahorrar en nuestro futuro. Por eso planeamos aumentar más el gasto en el desarrollo de la movilidad eléctrica y en la digitalización”, dijo. El grupo va a dar prioridad al desarrollo de propulsiones eléctricas en las marcas VW, Audi y Porsche.

La mayor parte de las inversiones irán a nuevos productos, el desarrollo de las plataformas modulares, así como la conclusión del aumento de capacidades. Por ejemplo, al Golf de la próxima generación, el Audi Q5, la nueva fábrica en Polonia, así como adelantos para la electrización de las plataformas modulares. La mitad de las inversiones irán a las 28 factorías del consorcio en Alemania.

Volkswagen renuncia a construir su nuevo centro de diseño en la central en Wolfsburgo, lo que permitirá ahorrar 100 millones de euros. El grupo automovilístico también revisará la construcción de un taller de pintura en México. Asimismo pospone la fabricación del sustituto del Phaeton, que será completamente eléctrico. Volkswagen mantiene las inversiones con sus sociedades de riesgo compartido en China en 4.400 millones de euros para 2016.

Recompra de coches

El consenso de los analistas cifra el impacto de la crisis de las emisiones en casi 40.000 millones de euros entre multas, pleitos y cambios necesarios en los automóviles vendidos. Las ventas de Volkswagen cayeron un 3,5% en octubre, periodo en que entregó 831.300 vehículos. En los diez primeros meses del año, el descenso acumulado de ventas es del 1,7%, con 8,26 millones de automóviles vendidos.

Por otra parte, las autoridades estadounidenses creen que Volkswagen se va a ver obligada a recomprar un porcentaje de los coches afectados por el escándalo. Así se lo dijo Mary Nichols, la responsable de Carb (la Agencia Californiana para la protección del medio ambiente) al periódico alemán Handelsblatt. Según Nicholas, la reparación de modelos antiguos no funciona tan bien como se esperaba. “Por eso, creo que es bastante probable que Volkswagen acabe teniendo que recomprar a los actuales propietarios al menos una parte de la flota afectada”, asegura.

Sobre la firma

Luis Doncel

Es jefe de sección de Internacional. Antes fue jefe de sección de Economía y corresponsal en Berlín y Bruselas. Desde 2007 ha cubierto la crisis inmobiliaria y del euro, el rescate a España y los efectos en Alemania de la crisis migratoria de 2015, además de eventos internacionales como tres elecciones alemanas o reuniones del FMI y el BCE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS