La falta de liquidez pone en aprietos a los fondos con ‘bonos basura’

La inminente subida de tipos en EE UU y el desplome del crudo meten presión en el mercado de deuda

Foto: cnbc | Vídeo: CNBC / Foto: Michael Nagle

La más que previsible alza de tipos de interés en Estados Unidos, combinado con el desplome en el precio de la energía, está poniendo al mercado de deuda corporativa bajo presión. El fondo de inversión neoyorquino Third Avenue Management anunció este lunes la renuncia repentina de su consejero delegado, solo cinco días después de comunicar a sus clientes que bloqueaba la retirada de dinero de una cartera estructurada a base de bonos basura.

David Barse lideraba la firma financiera desde hace 25 años. El vehículo de inversión en cuestión estaba valorado en 790 millones de dólares. Ahora, sin embargo, necesita suspender los reembolsos para poder desmantelarlo. Es el ejemplo más evidente de los problemas de liquidez que empieza a sufrir el mercado de la deuda y que podría explicar, en buena medida, la volatilidad que se están viviendo en la víspera de la decisiva reunión de la Reserva Federal.

La laxitud monetaria que dominó durante los últimos ocho años en Estados Unidos alimentó que el dinero de los inversores se fuera hacia bonos de muy pobre calidad pese a su elevado riesgo. La persistencia del bajo precio de la energía, en paralelo, está poniendo en serias dificultades a compañías productoras de petróleo que se muestran ahora en dificultad para financiera la deuda pasada.

Third Avenue no es la única firma afectada por el desplome de la liquidez en los activos especulativos. El impacto lo sufren sobre todo fondos de alto riesgo pequeños, como Stone Lion Capital, que tampoco está en situación de responder a las solicitudes de reembolso. Es una situación que trae a la memoria el episodio que se vivió en Bear Stearns en la primavera de 2007, espita de la última crisis financiera.

BlackRock, el mayor gestor de activos del mundo, trata de restar dramatismo a la situación pese al temor de que el caso de Third Avenue se propague a otros grandes fondos que acumularon deuda de compañías en dificultad y trascienda Estados Unidos. Consideran que estos problemas de liquidez son temporales y que el mercado de bonos cuenta con la solidez necesaria para hacerle frente.

Los inversores Carl Icahn, Bill Gross y Wilbir Ross llevan, sin embargo, advirtiendo desde hace tiempo de este tipo de riesgo. La situación podría agravarse si los inversores deciden abandonar las compañías más apalancadas para refugiarse en las que cuentan con efectivo. Se da además la circunstancia de que la nueva regulación juega contra firmas como Third Avenue, porque restringen la liquidez.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS