El BPI aprueba la opa de CaixaBank, pero sugiere elevar el pago por acción

El banco portugués despedirá a un millar de empleados, el 15% de su plantilla

Sede central de CaixaBank en Barcelona.
Sede central de CaixaBank en Barcelona.

El Consejo de Administración ha aprobado la opa de CaixaBank, aunque no sin un rifirrafe más. El representante de la angoleña Isabel Dos Santos no votó, el primer accionista portugués dimitió del consejo y anunció acciones judiciales, y el propio BPI, donde CaixaBank tiene el 45%, sugiere que se eleve el precio de la opa del 1,134 euros por acción a 1,38 euros.

Los trámites de la opa de CaixaBank siguen adelante poco a poco una vez que el pasado mes se cumpliera una de las exigencias del banco catalán: reformar los estatutos para acabar con la limitación del derecho de voto. CaixaBank, pese a tener el 45% de las acciones, solo votaba por el 20%. Al aprobarse por mayoría de dos tercios ese final —gracias a la abstención de la angoleña Isabel Dos Santos— la opa pasó de ser voluntaria a obligatoria y subió unos céntimos el precio. La abstención de Dos Santos no fue gratuita, pues iba ligada a la venta por 28 millones de euros del 2% que el BPI tenía en el Banco de Fomento de Angola (BFA), con lo cual la mayoría pasaba del banco portugués a Isabel Dos Santos, allí a través de su empresa de telecomunicaciones Unitel.

Si se llegó a un pacto con Dos Santos, no así con el primer accionista portugués. La CMVM portuguesa recibió en la tarde del jueves la aprobación de la opa de CaixaBank por parte del BPI, donde se informa de la renuncia del representante de la familia Violas, que posee el 2,6% de las acciones del banco, por considerar que la venta de ese 2% del BFA "por el ridículo valor de 28 millones de euros" puede llevar a responsabilidades judiciales.

Al margen de esta discrepancia, el consejo consideró "oportuna" la opa de CaixaBank; sobre su precio, señala que la valoración es "particularmente difícil" porque hay factores sin cuantificar como, por ejemplo, la monetización del 48% del BFA aún en poder del BPI y las nuevas exigencias de fondos a los bancos por parte del BCE. En cualquier caso, el consejo pondera que el valor de la acción podría ser de 1,38 euros en lugar de los 1,134 que ofrece CaixaBank.

"Este consejo de administración", dice el representante de Violas, "cambia el control sobre el mayor activo del banco (el 75% de los beneficios del BPI provienen del BFA) por el éxito de la opa lanzada por su mayor accionista".

Violas recuerda que en la primera opa de CaixaBank, en 2015, el consejo de BPI la rechazó por considerar que el precio justo era de 2,26 euros, y ahora la aprueba por 1,134 y considera que podría subir a 1,38%.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

En la misma reunión se aprobó la salida de 1.000 empleados, alrededor del 15% de la plantilla, a través principalmente de reformas anticipadas. También hay un programa de reducción de oficinas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS