Guindos dice que ayuntamientos y autonomías sacaron dinero del Popular antes de la quiebra

El ministro califica al Popular de "banco zombi desde hacía tiempo porque no concedía créditos"

El ministro de Economía, Luis de Guindos, en la Comision del Congreso.JAIME VILLANUEVAundefined

En la búsqueda de culpables sobre quiénes retiraron miles de millones hasta provocar la  falta total de liquidez y la crisis del Banco Popular, el ministro de Economía, Luis de Guindos, afirmó este lunes que ayuntamientos y comunidades autónomas sacaron "grandes cantidades de dinero", "pero la Seguridad Social mantuvo sus saldos", negando informaciones que apuntaban lo contrario. El ministro calificó al Popular de "banco zombi desde hacía tiempo porque no concedía créditos". También apuntó que el Instituto de Auditoría pedirá explicaciones a PwC, auditor del Popular, por cerrar y luego reabrir las cuentas de 2016 para pedir provisiones.

La crisis del Banco Popular, que ha dejado a 300.000 accionistas sin sus ahorros y a un buen número de inversores sin los 2.000 millones destinados en productos financieros, provocó este lunes duros reproches de los grupos políticos, salvo el PP, a Luis de Guindos, porque dijo, semanas antes de que el banco cayera, que era una entidad solvente.

En una sesión de casi dos horas y media en la Comisión de Economía del Congreso, donde Guindos compareció a petición propia, se plantearon decenas de preguntas y acusaciones. Algunas se quedaron sin respuesta —como quién fue el banco de inversión que analizó al Popular la noche de la intervención— el martes 6 de junio, y con qué criterios determinó que tenía un valor negativo de 2.000 millones. "Eso pregúnteselo al FROB", dijo a los medios a la salida de la comparecencia. Los grupos también criticaron la falta de control de los supervisores que no supieron que la entidad no era solvente. Guindos insistió en que el Santander, que ha comprado el Popular por un euro, no tendrá "ningún tipo de ayudas públicas en la operación". Incluso descartó que recibiera ayudas a través de los 1.800 millones en créditos fiscales diferidos con garantía del Estado que tenía el Popular al ser comprado, aunque no lo aclaró.

Más información
El Santander compra el Banco Popular por un euro ante su inviabilidad
Crisis del Popular: ¿cómo se puede acabar con un banco de 91 años en una noche?
Guindos ve al Popular “solvente” y dice que la banca española está “saneada”
9 de junio de 2012: el día que España tuvo que pedir el rescate

Luis de Guindos reconoció que "algo debe de haber fallado" para que Popular llegara a esta situación, pero pidió "mirar a la propia entidad", en una crítica a sus gestores.

El ministro de Economía sí fue tajante a la hora de desmentir que la Seguridad Social hubiera retirado fondos. "El 7 de junio mantuvo un saldo muy superior a la media registrada en los últimos meses" y lo cifró en 1.098,5 millones de euros. Desmentía así alguna insinuación de que el Gobierno estaba al tanto de la situación de la entidad.

Por el contrario, Guindos aseguró que algunas comunidades y ayuntamientos retiraron "fuertes" cantidades de depósitos del Popular. Posteriormente fue preguntado por los medios sobre los nombres de los organismos que lo hicieron, pero se negó a aclararlo y señaló que "están en su derecho a hacerlo por la protección de sus depósitos".

El titular de Economía defendió en todo momento que los responsables de la fuga de dinero fueron las declaraciones y las decisiones que tomaron los ejecutivos, en referencia a Emilio Saracho, pero cuyo nombre no mencionó.

"Es muy importante recordar que cada reducción de la calificación crediticia de la entidad dificulta el mantenimiento de los depositantes corporativos, que suelen exigir un nivel mínimo de nota, por lo que estas rebajas siempre van acompañadas de importantes salidas de depósitos", aclaró el ministro. Hay una correlación "enorme" entre la salida de depósitos y cada una de las rebajas de calificación del Popular que se fueron produciendo por parte de Moody's, S&P o Fitch, añadió.

Recordó que tras el anuncio de Saracho en la junta sobre que el banco necesitaba ampliar capital, "pero sin detallar un plan de actuación concreto", se produjo una caída importante de la acción, y posteriormente, Moody's llevó a cabo una nueva rebaja de su calificación que tuvo "impacto en los depósitos".

El Popular, un banco zombi

El portavoz de Economía del PSOE en el Congreso, Pedro Saura, criticó el papel de los supervisores. "Ha sido pésimo y lamentable", dijo, ya que han mantenido a un "banco zombi" durante cinco años en referencia a los test de estrés que aprobó el Popular. Citando a Aristóbulo de Juan, ex director general del Banco de España, Saura recordó que "en banca, el tiempo siempre empeora las cosas y la insolvencia precede a la falta de liquidez", añadió.

Guindos admitió la calificación de zombi, "pero ahora dentro del Santander es un competidor más". Y antes las críticas de Unidos Podemos, Esquerra Republicana, PNV, Coalición Canaria, recordó que había que salvar 35.900 millones en depósitos cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos, "de un millón de hogares; se trató de evitar una situación caótica, inasumible, que hubiera generado desconfianza en el sistema".

Por último, avanzó que el Instituto de Contabilidad y Auditoria de Cuentas (ICAC), "pedirá explicaciones" a PwC por reabrir las cuentas de 2016, tras haberlas cerrado sin problemas, para que el Popular hiciera más provisiones, algo que hundió en Bolsa a la entidad y generó gran desconfianza en el mercado.

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS