El Real Madrid gana un pulso al Ayuntamiento por el IBI de Valdebebas

El Tribunal Supremo concluye que el club blanco no tiene que abonar el impuesto de 2010 y 2011, porque el plan urbanístico de Valdebebas-Ciudad Aeroportuaria había sido declarado nulo

Ciudad Deportiva del Real Madrid en Valdebebas.
Ciudad Deportiva del Real Madrid en Valdebebas.LUIS SEVILLANO ARRIBAS
Más información
El Real Madrid devuelve al Ayuntamiento 20 millones de euros de una ayuda irregular
El Ayuntamiento negocia con el Real Madrid recuperar 18 millones en dinero o terrenos

El Real Madrid ha obtenido una nueva victoria, esta vez en los tribunales, tras un largo contencioso jurídico que mantenía con el Ayuntamiento de Madrid a cuenta del IBI de sus instalaciones de Valdebebas. En una sentencia dictada la semana pasada, el Tribunal Supremo admite el recurso de casación presentado por el club blanco y concluye que no tiene que abonar el IBI de 2010 y 2011, porque el plan urbanístico de Valdebebas-Ciudad Aeroportuaria había sido declarado nulo y el suelo era entonces no urbanizable.

Tras una larga y procelosa batalla en los tribunales, el Real Madrid ha ganado un pulso al Ayuntamiento de la capital por el impuesto municipal sobre bienes inmuebles (IBI) de la Ciudad Deportiva del Real Madrid. La trifulca judicial se inicia en octubre de 2011 cuando los servicios tributarios del Consistorio madrileño inician un procedimiento de comprobación, el equivalente a una inspección de Hacienda, porque el club blanco no había pagado los IBI de 2010 y 2011 de sus instalaciones deportivas de Valdebebas, situada en uno de los nuevos barrios al noroeste de la capital, cerca del Aeropuerto de Barajas.

Ninguno de las partes ha querido facilitar las cantidades reclamadas por el Ayuntamiento en concepto de IBI. De hecho, el Real Madrid declinó hacer comentarios sobre el asunto.

El complejo deportivo del Real Madrid, que consta de campos de fútbol de entrenamiento, edificios, residencia de la cantera y otras instalaciones fue inaugurado en 2005. Pero no había tenido que pagar el IBI porque hasta entonces el Ayuntamiento no lo había reclamado. Cuando lo hizo en los tribunales, los de 2008 y 2009 ya estaban prescritos.

El proceso judicial es complejo y está cuajado de retorcidos argumentos jurídicos que tratan de marcar la diferencia entre la gestión municipal, la del catastro (que depende del Estado) y analiza las características del impuesto (hecho imponible y base imponible). Pero en síntesis, arranca cuando el Ayuntamiento de Madrid reclamó al Real Madrid los recibos del IBI de 2010 y 2011, el club presidido por Florentino Pérez rechazó pagarlos porque una sentencia judicial había anulado el planeamiento urbanístico de la zona y había declarado los terrenos como no urbanos.

Una herida urbanística desde 1997

En realidad, el pulso jurídico entre el Real Madrid y el Ayuntamiento de la ciudad se debe al limbo jurídico al que ha estado sometido el proyecto urbanístico de Valdebebas y, en general, otros desarrollos urbanísticos de Madrid durante casi una década por las prisas iniciales del Ayuntamiento, dirigido entonces por José María Álvarez del Manzano, en 1997. Fue entonces cuando por la falta de suelo y vivienda libre se reclasificaron los terrenos y se aprobó un planeamiento a través de una modificación del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOU).

El Tribunal Supremo declaró nula ya en 2007 la revisión del Plan General Urbanístico de 1997, que afectaba a esos terrenos desclasificándolos como suelo no urbanizable de especial protección. Pero los propietarios de los mismos, entre los que se encontraba el Real Madrid, y el Ayuntamiento de la capital, iniciaron una batalla para legalizarlos. Desde entonces ambas partes actuaron como si el plan urbanístico no hubiera sido anulado, pero en septiembre de 2012 recibieron otro varapalo del Supremo al avalar la sentencia de 2007 tras rechazar un recurso de casación. En ese periodo, el catastro, del Estado, incorpora los terrenos del Real Madrid a su sistema con un valor de 164,6 millones de euros.

“Durante la época en que fue anulado el planeamiento de Valdebebas algunos propietarios de los terrenos recurren con el argumento de que el Ayuntamiento no les podría girar un impuesto, el IBI, porque el suelo no era urbano”, explican fuentes de la junta de compensación de Valdebebas. “Hay otros propietarios que, como el Real Madrid, también han recurrido las diferentes sentencias y ahora saldrán ganando”, rematan desde los servicios jurídicos de la junta de compensación del Valdebebas.

Fuentes del área de Economía y Hacienda del Ayuntamiento que preside Manuela Carmena explican que “se trata de un litigio que se originó muchos años antes de que llegara este equipo de gobierno y en él se dan cita cuestiones técnicas muy complejas relacionadas con la siempre espinosa relación entre el ámbito catastral y el tributario”. Desde el departamento municipal dirigido por Jorge García Castaño abundan: “Evidentemente, no compartimos el criterio del Supremo en esta resolución, sino que entendemos que, tal y como afirmó el Tribunal Superior de Justicia de Madrid en la apelación, que las liquidaciones de IBI se ajustaban a derecho. En cualquier caso, como no podía ser de otro modo, acatamos esta sentencia al igual que el resto de pronunciamientos judiciales”.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Jesús Sérvulo González

Redactor jefe de Economía y Negocios en EL PAÍS. Estudió Económicas y trabajó cinco años como auditor. Ha cubierto la crisis financiera, contado las consecuencias del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el rescate a España y las reformas de las políticas públicas de la última década. Ha cursado el programa de desarrollo directivo (PDD) del IESE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS