Glovo capta 150 millones de euros en una ronda de financiación para ampliar su mercado

La empresa de reparto a domicilio se centrará en reforzar su equipo tecnológico y en crear un supermercado en línea

Dos repartidores de Glovo, en Madrid.
Dos repartidores de Glovo, en Madrid. Carlos Rosillo

La empresa de reparto a domicilio Glovo, basada en una aplicación móvil para encargar recados, ha cerrado este martes una ronda de financiación de 150 millones de euros para centrarse en ampliar su equipo tecnológico y para ampliar mercados. El objetivo de la startup, con sede en Barcelona, es expandir proyectos para ofrecer más categorías en las que los usuarios pueden encargar recados, en lo que llaman un "supermercado en línea". La ronda está liderada por la firma de capital riesgo Lakestar y es la segunda captación de inversión en dos años, después de haber conseguido 134 millones de euros en 2018.

Más información
Glovo: “Sería una faena si el Supremo nos obligase a contratar a los repartidores”
La Inspección de Trabajo en Barcelona considera que los repartidores de Glovo son falsos autónomos

La operación incluye a varios fondos y empresas que invierten en Glovo, fundada en 2015 por Oscar Pierre y Sacha Michaud. En la ronda de inversión han participado Lakestar, Drake (dueña de la franquicia de pizzerías Papa John's), Idinvest Partners y Korelya Capital. La startup tiene en el envío de comida el grueso de su actividad (más del 80% de sus ingresos en España provienen del reparto de comida), y quiere ampliar este segmento y combinarlo con otros servicios como la lavandería. 

En un comunicado, la empresa ha destacado que expandirá el proyecto SuperGlovo, un supermercado online con el que Glovo quiere entregar productos en veinte minutos desde tiendas que almacenan 1.000 artículos para permitir repartos rápidos en Barcelona y Madrid. En ambas ciudades, Glovo tiene una presencia importante aunque su modelo laboral está cuestionado por la Inspección de Trabajo, que ha considerado en varias ocasiones que los repartidores de Glovo, que trabajan bajo el régimen de autónomos, son en realidad falsos autónomos.

Para expandir los proyectos y ampliar su presencia en más ciudades (especialmente en América Latina), Glovo contratará a 300 nuevos ingenieros de alto perfil tecnológico. Otro de los proyectos a los que destinará parte de esta financiación es el de expandir sus "cocinas fantasma" -espacios no abiertos al público en el que los restaurantes preparan platos únicamente para los pedidos a domicilio- como las que ya tiene en varias ciudades españolas.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Sobre la firma

Josep Catà

Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS