Las multinacionales estadounidenses piden al Gobierno que aplace los pagos tributarios

La Cámara de Comercio de EE UU en España solicita además que se paralicen las reformas fiscales

El presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, (izquierda) junto al presidente de AmChamSpain, Jaime Malet, y el ex secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, en Madrid.
El presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, (izquierda) junto al presidente de AmChamSpain, Jaime Malet, y el ex secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, en Madrid. sergio barrenechea

La Cámara de Comercio de EE UU en España, AmChamSpain, propone paralizar reformas tributarias de calado (Impuesto Sociedades, IRPF, Impuesto sobre las Transacciones Financieras, Impuesto sobre determinados Servicios Digitales) “en beneficio de medidas fiscales más urgentes que generen un alivio en la tesorería de los contribuyentes”, según se recoge en una carta que ha enviado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. A su juicio, la vía más rápida es la de aplazar el pago de las cuotas tributarias, modificando incluso los plazos de declaración

El documento, que ha sido remitido también a la vicepresidenta Nadia Calviño y a las ministras Teresa Montero y Reyes Maroto, recoge “la posibilidad de compensación inmediata de créditos y débitos tributarios, con la misma o con distintas administraciones y de solicitar aplazamientos y fraccionamientos extraordinarios de deudas tributarias por parte de todas aquellas empresas, con independencia de su tamaño, que experimenten una acreditada dificultad para cumplir con las obligaciones tributarias derivadas de la crisis”.

AmChamSpain, que representa los intereses de más de 280 empresas asociadas, españolas y de origen estadounidense, cuya facturación agregada solo en España supera el 20% del PIB, apoya las medidas dispuestas del Gobierno y se pone a su servicio para contribuir a la recuperación social y económica del país, según la carta que firma su director, Jaime Malet.

Se trata de medidas fiscales adicionales a las ya aprobadas en el Real Decreto de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social de la Covid-19 y el Real Decreto por el que se declara el estado de alarma. El documento incluye propuestas dirigidas a mejorar la financiación empresarial e, igualmente, a acompasar su tributación a las dificultades financieras que se han creado y “que solo cabe suponer que se incrementarán a lo largo de este ejercicio”.

Asimismo, se proponen medidas dirigidas a aliviar la situación de aquellos sectores y empresas especialmente afectadas por la pandemia. Finalmente, más allá de las medidas a corto plazo, se incluyen otras sugerencias que buscan incentivar la actividad empresarial.

Además del aplazamiento, propone la ampliación de los tipos de garantías admisibles prestadas con dicha finalidad, como se ha hecho en otros países, y la tramitación acelerada de las devoluciones de créditos tributarios solicitados por el contribuyente o reconocidos a favor del contribuyente.

Impuesto de sociedades

En el ámbito del impuesto sobre sociedades, plantea la eliminación de las limitaciones existentes a la compensación de bases imponibles negativas y a la aplicación de deducciones, al menos para los ejercicios impositivos cerrados en los años 2019 y 2020 y la introducción de incentivos fiscales destinados al mantenimiento de empleo, mediante la libertad de amortización de activos. Adicionalmente, se entiende que debe recompensarse en mayor medida a quien haga un mayor esfuerzo por mantener o incrementar su plantilla.

También propone la deducción de deterioros de cartera registrados contablemente, con la recuperación para el Impuesto sobre Sociedades de 2020 del régimen de deducibilidad de las pérdidas por deterioro de valor de participaciones en el capital o fondos propios de entidades que sean objeto de registro contable. Asimismo, pide la suspensión, durante los ejercicios iniciados en 2020, de la reversión obligatoria de los deterioros de cartera, e “incrementar el límite de deducibilidad fiscal de los gastos financieros ocasionados por el endeudamiento adquirido por las empresas para paliar las necesidades de tesorería derivadas de la pandemia global”.

En el ámbito del IVA, plantea la flexibilización de los requisitos para recuperar el IVA devengado y repercutido en el caso de impagos de deudas por parte de sociedades pertenecientes a sectores de actividad especialmente afectadas por la crisis, así como tener la opción automática y sin condiciones adicionales por la aplicación del criterio de caja.

Por último, solicita que se tenga “consideración como deducible del IVA soportado al adquirir material de uso sanitario dirigido a su donación a entes públicos y entidades sin fines de lucro para su uso en paliar los efectos de la pandemia”. “De manera simétrica, consideración como autoconsumo no sujeto de la entrega de bienes y servicios dirigidos a entes públicos y entidades sin fines lucrativos dirigidas a la lucha para paliar la crisis sanitaria y la investigación médica”, completa.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Sobre la firma

Corresponsal económico de EL PAÍS, en el que cumple ya 32 años y fue redactor-jefe de Economía durante 13. Es autor de los libros Radiografía del Empresariado Español y La Economía de la Democracia, este junto a los exministros Solchaga, Solbes y De Guindos. Recibió el premio de Periodismo Económico de la Asociación de Periodistas Europeos.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción