Los bancos elevaron un 50% el flujo de crédito a las empresas en marzo tras la llegada del virus

El gobernador del Banco de España dice que la labor de las entidades con los créditos ICO es “muy positiva”, pero los vigila de cerca para que no cometan irregularidades

Varias sucursales bancarias juntas en una misma calle en Madrid.
Varias sucursales bancarias juntas en una misma calle en Madrid.Jaime Villanueva

En la comparecencia en el Congreso del gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, quedó claro el interés de los diputados por la actuación de la banca en la concesión de préstamos avalados por el Estado a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO). Este lunes, a lo largo de cuatro horas y media, el gobernador respondió a numerosos preguntas sobre la situación económica provocada por la pandemia y sobre el sector financiero, cuya solvencia es clave para evitar una crisis tan larga y severa como la 2008.

El responsable de la supervisión demostró que el sector ha abierto el grifo del crédito al revelar que “los datos más recientes, correspondientes a marzo, todavía provisionales, evidencian un repunte interanual algo superior al 50% del flujo de nuevo crédito concedido por las entidades bancarias a las empresas. Esto incluye tanto las nuevas operaciones, la financiación de la liquidez, como los incrementos en las disposiciones de operaciones formalizadas con anterioridad, que casi se han duplicado”. Y dio otro dato para demostrar que las pequeñas empresas no se están quedando fuera: hasta marzo se ha concedido crédito equivalente al 17% del total de préstamos que reciben anualmente las pymes.

Hernández de Cos explicó que las medidas de contención adoptadas para frenar el contagio de la covid-19 “están suponiendo un descenso muy intenso de los ingresos de muchas empresas, lo que ha incrementado significativamente sus necesidades de liquidez, que están cubriendo en una proporción significativa mediante el recurso a la financiación bancaria”. Las entidades han podido elevar ese 50% en marzo gracias a las “mejores condiciones del BCE y, por otro, al programa de avales públicos a los préstamos a empresas aprobado por el Gobierno, que ha mitigado la posible reticencia” de las entidades “a incurrir en mayores riesgos en un contexto de elevada incertidumbre y de preocupación creciente por los riesgos de crédito”, señaló.

En varias ocasiones definió como “muy positiva, razonable y muy ágil la ejecución de los préstamos con avales del ICO", e indicó que España era el país que iba más adelantado en el uso de estas líneas, con un volumen similar al de Francia y por delante de Alemania e Italia. Ante las preguntas de los diputados de si se estaban rechazando las peticiones de crédito de muchos autónomos y pymes, como aseguran algunas patronales, Hernández de Cos recordó que los bancos deben actuar “con rigor ante las peticiones de crédito; no pueden entregar dinero a empresas no viables, que quizá precisen otro tipo de ayuda, pero si lo hicieron los bancos la morosidad le explotaría a ellos, con futuros problemas de solvencia, y al Estado, que avala la operación con el 80% del importe”.

Los avales solicitados ascienden a 36.291 millones de euros hasta la semana pasada, que han permitido movilizar recursos a través de nuevos préstamos y otras modalidades de financiación por 47.751 millones, lo que implica un grado medio de cobertura con la garantía pública del 76 % del montante de estas operaciones. El martes 19 de mayo el Gobierno desbloqueará otra línea de 20.000 millones en avales, con la cual colocará en el mercado 80.000 millones. Los grandes bancos se han quejado de que agotan sus avales mientras las entidades pequeñas y medianos los acumulan sin colocar en el mercado.

Vigilancia por tres vías diferentes

Según Hernández de Cos, se está trabajando para que no se produzcan problemas de conducta por parte de las entidades. aunque “no quiere decir que se hayan producido o se vayan a producir", ha subrayado. El gobernador del Banco de España ha explicado que, debido a la capilaridad del sector, hay “muchísimas sucursales con muchísimos trabajadores” concediendo estos préstamos y, por tanto, es “inevitable” que se produzca algún problema de conducta.

Pero no cabe duda de que al supervisor le preocupan los problemas de conducta del sector. Para evitarlos, ha explicado, el organismo está colaborando con las entidades y controlando que tienen protocolos de actuación para que no lleguen las malas prácticas e identificar y corregirlas si se producen.

Además, el Banco de España colabora con el ICO, que es quien “tiene la responsabilidad de chequear que esos criterios se cumplen”, ayudándole a controlar a través de muestreos e informándole sobre si se están produciendo esas actuaciones, al tiempo que tiene en marcha un servicio de reclamaciones a disposición de los ciudadanos. El gobernador admitió que, al principio del lanzamiento de los créditos ICO, este servicio de reclamaciones atendió “un número significativo de dudas” de los clientes bancarios.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia



Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS