EDP anticipa el cierre de las centrales de carbón en España y Portugal

El grupo portugués aspira a tener el 90% de la producción con origen renovable

La planta de desnitrificación, en la Central Térmica de Aboño, del Grupo energético portugués EDP, en Asturias.
La planta de desnitrificación, en la Central Térmica de Aboño, del Grupo energético portugués EDP, en Asturias.Europa Press

EDP anticipará el cierre de las centrales de carbón en la Península Ibérica y ya trabaja en la solicitud de cierres. Esta decisión —encuadrada en la estrategia de descarbonización del grupo EDP— se adopta en un contexto en el que la producción de energía depende cada vez más de fuentes renovables. Además, con el incremento constante de los costes de producción con carbón y la mayor competitividad del precio del gas natural y las centrales de ciclo combinado, las perspectivas de viabilidad de las centrales de carbón han disminuido de forma drástica, según ha anunciado la compañía portuguesa, presente en España a través de la antigua Hidroeléctrica del Cantábrico. La compañía plantea tener el 90% de la producción con origen renovable y reducir un 90% las emisiones específicas con respecto a 2005.

Más información
España desconecta siete centrales térmicas y arranca el proceso para enterrar el carbón
Endesa acelera el cierre de todas sus centrales de carbón “por falta de competitividad”

En el caso de la central portuguesa de Sines, EDP ya ha entregado a la Dirección General de Energía y Geología su declaración de renuncia a la licencia de producción para que pueda concluir su actividad en enero de 2021. En el caso de las centrales de España, cuenta con las cebtrales de Soto de Rivera y Aboño, en Asturias. El plan consiste en solicitar próximamente el cierre de Soto 3, que no produce desde hace más de un año. En esta ubicación, EDP está validando proyectos con el objetivo de desarrollar un proyecto innovador de almacenamiento de energía.

En el caso de Aboño 1, la compañía continúa con su proceso de transformación para la quema de gases siderúrgicos para 2022 y Aboño 2 se mantendrá como apoyo a cualquier indisponibilidad. Para la central de Aboño, EDP, como anunció en diciembre del año pasado, ya ha pedido la licencia para la transformación de su grupo 1 (342 MW de potencia) en una central que utilice solo gases siderúrgicos a partir de 2022. Este es el primer proyecto de transición justa que se desarrolla en una central de carbón en España. Los cambios en las centrales de Aboño y Soto no supondrán pérdida de empleo.

La Central de Sines, con 1180 MW de potencia, está parada desde el 25 de enero, tras un año en el que la generación de energía eléctrica con carbón cayó a mínimos históricos. En esta misma localización de Sines, EDP está validando el desarrollo de un proyecto de producción de hidrógeno verde, en consorcio con otras empresas. El proyecto se incluye en el plan de interés común europeo y con potencial de exportación por vía marítima. Esta alternativa en estudio para la producción de una fuente de energía limpia puede representar un nuevo ciclo para la región y para la economía portuguesa.

Estas potenciales inversiones podrán aún ser incluidas en el fondo para la Transición Justa con el objetivo de ayudar a las regiones a reconvertir su economía, cuidado del medioambiente y promover la actividad económica. Así, EDP espera también contribuir a la descarbonización de la economía, en línea con la estrategia de transición energética que lidera al haberse anticipado hace más de una década.

La decisión de anticipar el cierre de las centrales de carbón se deriva de los bajos precios del gas y los elevados precios del CO2, así como de la estrategia enfocada en renovables y, alineada con las metas europeas de neutralidad de carbono, además de la voluntad política de anticipar esos plazos.

En España, EDP emplea de forma directa a más de 1.550 personas, es referente en el mercado energético, presente en la generación, con más de 4.600 MW de potencia instalada, 668.500 puntos de suministro en distribución eléctrica y una cartera de comercialización a clientes empresariales de energía eléctrica, gas natural y servicios de más de 14 TWh.

Sobre la firma

Miguel Ángel Noceda

Corresponsal económico de EL PAÍS, en el que cumple ya 32 años y fue redactor-jefe de Economía durante 13. Es autor de los libros Radiografía del Empresariado Español y La Economía de la Democracia, este junto a los exministros Solchaga, Solbes y De Guindos. Recibió el premio de Periodismo Económico de la Asociación de Periodistas Europeos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS