Un exdirectivo del BBVA atribuye a Francisco González instrucciones que llevaron a contratar a Villarejo

Antonio Béjar declara ante el juez que el expresidente del banco ordenó apoyar la decisión que tomara el jefe de seguridad, Julio Corrochano, quien se decantó por la empresa del comisario jubilado

Antonio Béjar, exdirector de Riesgos del BBVA, en una imagen de archivo.
Antonio Béjar, exdirector de Riesgos del BBVA, en una imagen de archivo.Zipi (EFE)

El exdirector de Riesgos del BBVA Antonio Béjar ha declarado ante el juez que el expresidente del banco Francisco González dio instrucciones para que se contratara para el cobro de grandes morosos a la empresa que dijera el exjefe de seguridad Julio Corrochano, que fue quien propuso el acuerdo con Cenyt, la empresa de Villarejo. Béjar ha declarado a petición propia este viernes como imputado ante el juez del caso Villarejo, Manuel García Castellón y, según las fuentes consultadas, ha ratificado lo que ya había dicho cuando esta pieza de la causa, la número 9, se encontraba bajo secreto de sumario. El exdirectivo ha explicado que también se le dieron instrucciones para que “los detectives esos” que trabajaban para la entidad (en referencia a Villarejo) investigasen al propietario de una finca que se quería comprar González.

Francisco González siempre ha mantenido en el juicio no tener “ni idea” de la contratación del comisario jubilado José Manuel Villarejo, de la que ha responsabilizado a Corrochano, aunque la Fiscalía sospecha que quien dio la orden fue él. Béjar ha explicado que el banco usaba los servicios de Villarejo para averiguar situaciones patrimoniales de clientes y cobrar deudas. El exdirectivo ha insistido en que quien tomaba todas las decisiones era González y quien se encargaba de la contratación de Cenyt era Corrochano. Es más, ha dicho que, tras una conversación en su despacho, el expresidente del BBVA le dijo que tenía que apoyar la contratación de la empresa que propusiese el entonces jefe de seguridad, siempre según las citadas fuentes. Antes de Cenyt, el banco contaba con los servicios de la agencia de detectives Kroll y, al no obtener grandes resultados, se pidió a Corrochano que buscase otra firma a la que encargar estos trabajos.

Béjar ha hecho referencia a una reunión de noviembre de 2009 en el edificio Torre Picasso de Madrid, donde Villarejo tenía sus oficinas. Asistieron el exresponsable de servicios jurídicos del BBVA José Manuel García Crespo; el socio de Villarejo, Rafael Redondo; el propio Béjar y otros directivos del banco. Redondo hizo una presentación de la empresa y de sus servicios. Más tarde se decidió contratarla. En esta pieza, el juez investiga la “múltiple contratación” del comisario retirado Villarejo por parte de “altos directivos” del BBVA para supuestas labores de espionaje entre 2004 y 2017

Béjar también ha relatado que el expresidente de BBVA, tanto personalmente como a través de su jefe de gabinete Joaquín Gortari, le dio instrucciones precisas para investigar la situación jurídica del propietario de una finca que quería comprarse en El Escorial (Madrid). En concreto, según su versión, Gortari le trasladó que González había pedido hablar con “los detectives esos” que trabajaban para el banco para que indagasen al respecto. Este encargo presuntamente implicó investigar también a la familia del propietario del inmueble y, tras descubrir que tenía causas judiciales pendientes, González optó por comprarse otras fincas en Marbella (Málaga) y en Mallorca, según las fuentes. Béjar ha insistido en que las órdenes provenían del exresponsable del área de Regulación y Control Interno Eduardo Arbizu, quien era su jefe directo, así como de González, a través de Gortari.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción