Grifols gana 625 millones de euros en 2019, un 4,8% más que el año anterior

La multinacional de homoderivados supera los 5.100 millones de ingresos por las ventas internacionales

Interior de la planta de Grifols en Parets del Vallès.
Interior de la planta de Grifols en Parets del Vallès. Gianluca Battista

La multinacional de homoderivados Grifols cerró el ejercicio de 2019 con un beneficio de 625 millones de euros, lo que supone un incremento de un 4,8% con respecto al año anterior. La compañía catalana ha presentado los resultados este jueves, y ha destacado el aumento de las ventas internacionales, especialmente en Estados Unidos. Los ingresos crecieron un 13,6% y marcaron el récord para la compañía de 5.100 millones de euros. Pese a estos resultados, la acción de Grifols ha caído un 1,94%, hasta los 30,64 euros, arrastrada por la crisis de la epidemia de coronavirus.

Más información
Grifols crece un 1,5% en 2018 por el crecimiento de las ventas
Las autoridades chinas dan luz verde a la alianza entre Grifols y Shanghai RASS

El récord de ingresos de Grifols muestra el buen comportamiento de las ventas exteriores de la multinacional. La división de Bioscience, dedicada a las proteínas plasmáticas —el negocio principal de Grifols—, fue la que más ingresos aportó a la compañía, con 3.993,4 millones de euros, un 13,6% más. En este apartado, la multinacional resalta el aumento de las ventas de inmunoglobinas, especialmente en Estados Unidos, y las ventas de albúmina en China. En este último país es, precisamente, donde Grifols cerró en 2019 operaciones de expansión.

La división Diagnostic, de fabricación y desarrollo de instrumentos, tuvo unas ventas de 734 millones (un 4,5% más), y la división hospitalaria aportó 134 millones, un 12,5% más. Finalmente, la división Bio Supplies, de productos biológicos no terapéuticos, tuvo unas ventas de 267 millones, un 59,6% más. El grueso de las ventas de Grifols, un 66,5%, procede de EEUU y Canadá, mientras que la UE aportó el 16,8% y el resto de países el 16,7% restante.

Grifols obtuvo el año pasado un beneficio bruto de explotación o Ebitda de 1.434 millones, un 17,3% más, lo que supone un margen del 28,1%, frente al 27,3% de 2018. La deuda financiera neta de Grifols en 2019 se cerró en 5.725 millones de euros, y durante el ejercicio se redujo 4,7 veces el Ebitda. 

La multinacional ha expresado que el "sólido crecimiento" se debe a "las inversiones estratégicas realizadas para impulsar la obtención de plasma" y a los "esfuerzos para mejorar la actividad comercial". En este sentido, la empresa destinó en 2019 más de 660 millones de euros a investigación y desarrollo. Una de estas investigaciones es el estudio Ambas, para ralentizar la evolución de la enfermedad del Alzhéimer, que empezará una segunda fase.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

La multinacional gestiona actualmente 295 centros de plasma, principalmente en EEUU, y el año pasado obtuvo 13,5 millones de litros de plasma para fraccionarlo, un 12,5 % más que en 2018. La compañía tiene una plantilla de más de 24.000 personas en todo el mundo. 

Sobre la firma

Josep Catà

Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS