Calviño: “El apoyo público para financiar los ERTE no puede servir para despidos más adelante”

La vicepresidenta económica advierte a los empresarios de que el Gobierno mantendrá el compromiso del empleo

Desde la izquierda: las vicepresidentas cuarta, Teresa Ribera, y segunda, Nadia Calviño, con la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero. En la pantalla, el presidente de CEOE, Antonio Garamendi. En vídeo, las declaraciones de Calviño.

El pacto para renovar los ERTE hasta el 31 de mayo sigue sin cerrarse. Las negociaciones han encallado porque las patronales piden flexibilidad en la obligación de las empresas que se acogen a estas ayudas de mantener el empleo por seis meses. Pero este viernes han recibido un claro aviso de la vicepresidenta tercera y ministra de Economía, Nadia Calviño: “Nadie duda de que el apoyo público para financiar los ERTE no puede, en última instancia, servir en procesos de despidos posteriores”.

A estas alturas, las negociaciones para renovar el mecanismo extraordinario de protección de empleo que se ha desplegado en esta crisis debían estar ya concluidas según el plazo que los propios protagonistas de las conversaciones ―ministerios de Trabajo y de Seguridad Social, CEOE, Cepyme, CC OO y UGT― se habían dado. De hecho, no está previsto que haya más encuentros de los negociadores. Y aunque no hay un acuerdo, nadie lo descarta todavía.

La última oferta que ha puesto el Gobierno sobre la mesa ha satisfecho a los sindicatos. Se espera que las ejecutivas de ambas centrales de trabajadores den su aprobación el próximo martes. El mismo día se reúne la junta directiva de CEOE y aquí las cosas no están tan claras.

En el último encuentro, fuentes presentes en él apuntan que a los negociadores les gustaba el texto que habían propuesto los representantes del Gobierno. Se han atendido varias de sus peticiones, como la de hacer automáticos y con muchos menos trámites ―lo que se traduce en menos costes para las empresas― los cambios de una modalidad de ERTE a otra. También gusta que en la variante más amplia y protectora de ERTE se mantengan buena parte de las actividades pactadas en septiembre y las que se añadieron en diciembre en el decreto de apoyo a la hostelería, y que, además, se añadan otras.

Pero la obligación para las empresas de mantener el empleo durante seis meses después de incorporar al primer trabajador en ERTE se ha convertido en un escollo. Fuentes del diálogo social señalan que esta vez la CEOE no pide tanto su eliminación ―se pactó en ediciones anteriores y las patronales lo aceptaron―, sino más flexibilidad en su aplicación.

Y en este contexto es en el que ha llegado la advertencia de la ministra de Economía, Nadia Calviño. En la respuesta que ha dado a preguntas de los periodistas tras la reunión con los agentes sociales no ha bajado al detalle, pero sí ha dejado claro que no le gustan los despidos en empresas que se hayan acogido a los ERTE.

Sobre la firma

Es corresponsal en Bruselas. Ha desarrollado casi toda su carrera en la sección de Economía de EL PAÍS, donde se ha encargado entre 2008 y 2021 de seguir el mercado laboral español, el sistema de pensiones y el diálogo social. Licenciado en Historia por la Universitat de València, en 2006 cursó el master de periodismo UAM/EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción