La CNMC crea un sistema de informantes anónimos para luchar contra los carteles y las prácticas anticompetitivas

El funcionamiento se asimila a un chat cifrado basado en el uso de algoritmos que gestionará una unidad de inteligencia económica

Cani Fernández, presidenta de la CNMC, en su comparecencia en el Congreso de los Diputados a principios de febrero.
Cani Fernández, presidenta de la CNMC, en su comparecencia en el Congreso de los Diputados a principios de febrero.© Luis Sevillano/El Pais (EL PAÍS)

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha puesto en funcionamiento el Sistema de Informantes de Competencia Anónimos (SICA) en el marco de su apuesta por la digitalización y el refuerzo de la colaboración ciudadana recogido en su Plan de Actuaciones 2021-2022. Este sistema es un canal completamente cifrado y anónimo para que cualquier ciudadano o empresa pueda enviar información sobre prácticas que dañan a la competencia y, en consecuencia, perjudican a la economía española.

El funcionamiento del nuevo SICA es muy sencillo y se asimila al de un chat cifrado, según refiere la institución reguladora. Así, cuando el ciudadano introduce una información en el sistema, obtiene un código alfanumérico, que será la única vía de entrada a esas conversaciones. El informante no deberá introducir ningún tipo de información personal (teléfono, nombre o correo electrónico) para colaborar con la CNMC y se establecerá una comunicación bidireccional y anónima. Todas las comunicaciones entre la CNMC y el informante son siempre confidenciales.

De esta forma, incluso en los casos en los que los informantes decidan no ser anónimos, sus datos de carácter personal únicamente estarán disponibles para la Unidad de Inteligencia Económica (UIE) de la CNMC. Este equipo nunca revelará de manera directa o indirecta dichos datos en las posibles investigaciones que inicie. La UIE está formada por un grupo de expertos en matemáticas, estadística, e informática, además de por economistas y abogados, que se sirven de algoritmos y técnicas propias de análisis big data para desarrollar sus investigaciones. Su trabajo es esencial en casos que afectan directamente a las manipulaciones en la contratación pública y al desmantelamiento de carteles estables.

Las unidades de inteligencia económica son habituales en las autoridades de competencia de otros países. En el caso de la CNMC, su origen se remonta a 2018 y, desde entonces, ha sido clave para que el organismo iniciara varias investigaciones. Algunas de ellas, han finalizado con la imposición de multas a las empresas infractoras, como en el caso del cartel que se repartía los contratos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) y, más recientemente, con el cartel de las farmacéuticas productoras de radiofármacos (PET).

La unidad analiza la verosimilitud de los hechos en un plazo abierto. En el caso de que este análisis así lo aconseje, iniciará un procedimiento de investigación. Durante todo el proceso, se adoptarán mecanismos para garantizar tanto la confidencialidad de las personas que aporten información, como la de aquellas que se vean afectadas por los hechos o situaciones comunicadas.

Además del sistema recién estrenado (SICA), la CNMC dispone de otros dos canales de colaboración ciudadana: uno telefónico (671 483 741) y otro, un buzón de correo electrónico (buzoncolaboracion@cnmc.es). Asimismo, cuenta con otras herramientas para la detección de prácticas anticompetitivas, como el Programa de Clemencia.

Sobre la firma

Miguel Ángel Noceda

Corresponsal económico de EL PAÍS, en el que cumple ya 32 años y fue redactor-jefe de Economía durante 13. Es autor de los libros Radiografía del Empresariado Español y La Economía de la Democracia, este junto a los exministros Solchaga, Solbes y De Guindos. Recibió el premio de Periodismo Económico de la Asociación de Periodistas Europeos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS