Abanca cierra su sexta compra al adquirir el portugués Novo Banco en España

La matriz de Lisboa saneó con 166 millones su filial española, que cuenta con 172 empleados, 10 oficinas y 102 agentes financieros

Juan Carlos Escotet, propietario de Abanca, y Francisco Botas, consejero delegado de la entidad, en una imagen de archivo.
Juan Carlos Escotet, propietario de Abanca, y Francisco Botas, consejero delegado de la entidad, en una imagen de archivo.

Abanca ha anunciado este lunes la compra de Novo Banco España, cuya matriz fue rescatada por el Gobierno de Lisboa. Esta adquisición, la sexta que realiza la entidad gallega, aporta un volumen de negocio de 4.287 millones, 172 empleados, una red de 10 oficinas y 102 agentes financieros. Lo que más valora Abanca es el negocio de banca personal, a sus gestores, y su negocio en Madrid.

Novo Banco saneó en 2020 su filial española con 166 millones, y este lunes dijo que la venta tendría “un impacto marginal en los ingresos netos”, lo que indica que el precio será bajo. Novo Banco ha dicho que la venta a Abanca no supone ingresos para la entidad, pero sí un refuerzo de capital de 0,55 puntos. Además, Abanca aumentará su presencia en banca de empresas, corporativa e institucional, según la entidad gallega.

Novo Banco, heredero del quebrado Banco Espírito Santo (BES), perdió 1.329,3 millones de euros en 2020, un 25% más que en 2019, y anunció que pedirá una nueva inyección de capital de 598,3 millones de euros al Estado portugués. Para este ejercicio, espera volver a los beneficios y a la rentabilidad, que se reflejará en el primer trimestre del año, según la entidad.

Por su parte, Abanca asegura en un comunicado que con esta operación, sujeta a los permisos de las distintas autoridades, alcanzará los 100.000 millones de euros de volumen de negocio, cifra que ha conseguido a través de adquisiciones, ya que es el banco que más compras ha realizado desde 2011.

La primera fue la integración en 2014 del Banco Etcheverría; en 2017 se realizó la compra de Popular Servicios Financieros; en 2018, Abanca adquirió Deutsche Bank Portugal, y también en 2018 compró Caixa Geral en España. En 2020 se produjo la compra de Bankoa, cuyo proceso de integración finalizará durante el cuarto trimestre de 2021.

La estrategia de comprar y sumar beneficios

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Esta estrategia pasa por comprar bancos por debajo de su valor en libros porque están en problemas. Una vez saneados, Abanca se anota una mejora en sus resultados por la diferencia entre lo pagado y su valor en libros, denominado fondo de comercio, tal y como estipulan las normas de contabilidad. Abanca puede hacerlo porque se ha convertido en una entidad especializada en adquirir y mejorar las entidades que adquiere.

Más información
Una oficina de Abanca
La entidad gallega Abanca gana 143 millones hasta septiembre, un 62,2% menos que en 2019

Hace ya meses Abanca inicio las negociaciones para integrar en su perímetro de consolidación a Novo Banco. El actual dueño del grupo Novo Banco, el fondo de inversión Lone Star que tiene el 75% del capital, ha manifestado su interés por desprenderse de esta filial.

Hasta hace poco tiempo, el principal candidato era el grupo chino Haitong Bank. A los supervisores europeos nunca les gustó este pretendiente por su origen. En 2017 intentó, de hecho, comprar Tressis en España, pero la operación se frustró.

Tras la operación, que Abanca asegura que presenta un bajo riesgo de ejecución y mínimo consumo de capital, el banco dirigido por Juan Carlos Escotet, con sede en Betanzos, tendrá un volumen de activos de 71.338 millones de euros y gestionará 42.368 millones de crédito a la clientela, 46.037 millones en depósitos y 11.789 millones de pasivo fuera de balance. Tendrá 6.312 empleados y 745 oficinas.

Abanca resalta que la compra robustece su posicionamiento en España y muy especialmente en Madrid, y en segmentos de negocio que juzga estratégicos. El primero es el negocio de banca Personal y Privada, que ya ha crecido en los últimos años con el desarrollo previsto en su Plan Estratégico y con las compras de la red de Deutsche Bank PCB en Portugal, la de Banco Caixa Geral en España y, más recientemente con la adquisición de Bankoa.

Además, Novo Banco aportará potencial de crecimiento en líneas como la actividad aseguradora. El negocio asegurador se encuentra en pleno crecimiento en Abanca tras el relanzamiento de la compañía de Vida y la creación de Abanca Seguros Generales conjuntamente con Crédit Agricole Assurances, que ya cuenta con el permiso para operar y que lanzará sus primeros productos propios en las próximas semanas.

El cierre de la venta de España es un paso más en la estrategia de Novo Banco, entidad creada tras la quiebra del Banco Espírito Santo (BES), que perdió 1.329,3 millones en 2020, un 25% más que los números rojos registrados en 2019, por lo que ha pedido una nueva inyección de capital de 598,3 millones.

La entidad, tras limpiar el balance con provisiones de 1.191,5 millones, aseguró que seguirá en solitario y que este año entrará en rentabilidad, algo que espera demostrar en el primer trimestre de 2021.









Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS